Pornochanchadas brasileñas

Es como nuestro 'cine de ficheras'

Hasta Xuxa sale en ellas

No sólo competimos en la cancha con Brasil, también tenemos encuentros en el terreno fílmico, en los dos países hay cine que combina humor y sensualidad. Abrocha tu cinturón y pon de fondo La lambada para que esto agarre sabor.

Hay momentos de la cinematografía mexicana que nos enorgullecen (como actualmente sucede con cintas de la calidad como Gravity y La jaula de oro) y otras que, para muchos, son un bochorno nacional.

Me refiero al denominado cine de ficheras que es bien conocido por la exhibición de muchachonas; el manejo del doble sentido y el albur era fundamental en estas -quieran admitirlo o no- divertidas comedias, eso sí superficiales como el reguetón.

Bueno, resulta que los brasileños tienen su propia versión y es digna de echarle un ojo. Eran películas de bajos recursos que se hicieron durante las décadas de los 70 y 80, primero en Sao Paulo, luego en Río de Janeiro y después por todo el país, y recibieron el jocoso nombre de “Pornochanchadas”.

[Haz este quiz para descubrir si rifas para película de ficheras]

Estas películas son comedias (chanchadas) “calientes” (porno), donde atraían a la audiencia con un desfile de garotonas semidesnudas en la pantalla, la temática era sexual, pero sin llegar a ser propiamente material pornográfico (ni siquiera eróticas, dicen).

La trama era parecida a la de las chanchadas: un humor pobre, rastrero y poco profundo, por eso el gobierno militar de aquel entonces (que duró de 1964 a 1985) no tenía problemas con este tipo de cine porque no lo criticaba, incluso lo promovía porque sus escenas no eran explícitas, aunque sí enseñaban tocho morocho.

Entre las actrices más destacadas de este género se encuentran Nádia Lippi y Matilde Mastrangi. En el bando masculino están Nuno Leal Maia y David Cardoso. Y los directores más reconocidos son Ody Fraga, Tony Vieira y Jean Garre.

Tanta fue la popularidad de estas cintas que directores de otros géneros se vieron obligados a acercarse a este terreno para no quebrar. Un caso destacado es el del cineasta de horror José Mojica Marins, bajo el seudónimo de J. Avelar (también conocido como Zé do Caixao o Coffin Joe).

Era el único medio que tenían los brasileños para competir contra las producciones gringas, pero las pornochanchadas decayeron con la llegada de los videos pornográficos clandestinos y la censura que devino con la caída de la dictadura (que buscaba fomentar películas que fueran aptas para una audiencia más amplia).

Pero más allá de los nombres (y las actrices) lo mero bueno son las películas, así que ahí te van los clásicos:

  1. Histórias que nossas babás não contavam (1979).
  2. Ainda agarro essa vizinha (1974).
  3. Um pistoleiro chamado Papaco (1986).
  4. Amor estranho amor (1982, ¡con Xuxa!)
  5. A dama do lotação (1981).
  6. O bem-dotado: o homem de Itu (1978).
  7. A árvore dos sexos (1977).
http://www.youtube.com/watch?v=943Rki48ZbY

¿Ya las habías visto?