Películas animadas no aptas para niños

Y no, no es hentai

Cool World

La animación generalmente suele considerarse como un contenido dirigido a los niños, sin embargo, desde hace décadas se han hecho películas en este formato que no son exactamente aptas para un público infantil, como la alemana Felidae, el largometraje de South Park o las producciones del francés René Laloux. Así que aprovechamos la cercanía con el 30 de abril para que festejes a tu niño interno con alguna de las siguientes opciones.

La Fiesta de las Salchichas (2016): Seth Rogen verá cumplido uno de sus sueños cuando se estrene la primera película para adultos de animación hecha por computadora. En esta comedia, la comida espera muy feliz en el supermercado que la gente la compre y la lleve a casa, pero no saben la terrible verdad sobre su destino. Personajes bonitos diciendo groserías.

Anomalisa (2016): La película se estrenó a principios de febrero de este año y es la primera película animada de ese genio llamado Charlie Kaufman (guionista de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos y director de Synecdoche, New York). El cineasta se valió del stop motion para mostrarnos a un personaje existencialista. Es una joya (lee la crítica de la película aquí).

The Haunted World of El Superbeasto (2009): Rob Zombie – sí, el rockero – ha hecho varias películas, entre ellas la adaptación de su cómic homónimo que se centra en un luchador que pelea contra el mal. Este musical de horror tiene un estilo clásico pero está llena de sexo y violencia.

[También checa: Rockeros que han hecho cine]

A Scanner Darkly (2006): Hace una década Richard Linklater hizo su segunda película animada – tras dirigir Despertando a la vida en 2001 – y decidió recurrir nuevamente a la rotoscopia, técnica que consiste en hacer la película con actores y todo para después realizar la animación encima del material filmado. Es una distopía de ciencia ficción sobre el uso y abuso de drogas, basada en el libro de Philp. K. Dick.

Vals con Bashir (2008): Si bien a Winsor McCay se le atribuye haber hecho el primer documental animado en 1918 (The Sinking of the Lusitania), sigue siendo atractivo el recurso de la animación en el cine apegado a la realidad. Aquí Ari Folman se centra en un soldado que trata de recordar su paso por la guerra de Líbano de 1982, aunque para el final decidió usar una imagen real y sumamente cruda. El director mezcló live action y animación unos años después en The Congress (2013)

Persépolis (2007): Marjane Satrapi llevó a la pantalla grande su novela gráfica autobiográfica que tiene una fuerte carga política, sin dejar de ser divertida a la vez. La protagonista es una niña rebelde que creció durante la revolución iraní que tenía una inclinación por la cultura occidental y su estilo en blanco y negro le dio un toque bastante particular.

[También lee: Momentos de Dragon Ball que nos hicieron llorar]

Cool World (1992): El nombre de Ralph Bakshi no podía faltar en estas líneas, pues el cineasta ofreció una alternativa a la animación comercial con películas independientes dirigidas a una audiencia mayor y prueba de ello son clásicos como Heavy TrafficAmerican Pop y su ópera prima, El Gato Fritz (basada en la historieta indecente de Robert Crumb).

En esta cinta hace convivir a personajes animados con otros de carne y hueso. Los personajes principales están a cargo de Gabriel Byrne, Kim Basinger y Brad Pitt; el primero es un caricaturista que entra a su historieta y es seducido por uno de sus personajes, que quiere ser real, mientras que Pitt es un hombre de la ley. http://www.youtube.com/watch?v=bIXDFfJR_kM

Heavy Metal (1981): Basada en algunos cómics de la legendaria revista que lleva el mismo nombre, esta antología de cortometrajes también cuenta con historias originales. Ciencia ficción, fantasía y erotismo son parte de las tramas junto con violencia gráfica; y obviamente tiene un soundtrack chingón con canciones de Grand Funk Railroad, Blue Öyster Cult y Black Sabbath. Hubo una secuela llamada Heavy Metal 2000.

Watership Down (1978): A primera vista parece una tierna película sobre conejitos, pero cuando la ves te das cuenta de que esta cinta británica es brutal que tiene en su estructura drama, aventura y suspenso.  La trama se basa en la novela de Richard Adams y sigue a un grupo de conejos que huyen de su madriguera condenada y se enfrentan a muchos peligros para encontrar y proteger un nuevo hogar; hay peleas entre estos animalitos que dejan de ser tiernos cuando brota la sangre y llega la muerte. Hay una serie animada de 1999 que sí pueden ver los niños, pero no dejes que se acerquen a la filmografía de Martin Rosen, el director, porque también es el responsable de The Pleague of Dogs, en donde dos perros que escapan de un laboratorio son perseguidos por ser posibles portadores de la plaga bubónica.

[También checa: 5 películas que te van a traumar]

¿Qué otra película animada para adultos recuerdas?