Revista Chilango

3ra. encuesta
anual de sexo
Agosto 2014
No. 129
Suscríbete

Registrate o inicia sesión a través de:

Esperando a Superman

Crítica Chilango

Crítica Chilango

Por Josue Corro

«El día que mi madre me dijo que no existía Supermán, comencé a llorar. Ella creía que era porque no era real como Santa Claus. Pero lloraba porque no había nadie con el suficiente poder para salvarnos». Con esta frase contada por Geoffrey Canda, un reformista escolar de Harlem, inicia este documental humano, visceral y alarmante, que no brinda respuestas sobre el tema de la educación, simplemente plantea las preguntas necesarias para intentar cambiar uno de las instituciones sociales más importantes y viciadas de la actualidad.

 El director Davis Guggenheim no sólo retrata esbozos de la vida del Sr. Canada, nos involucra dentro de distintos estratos de la maquinaria oxidada del magisterio norteramericano; pero lo más relevante del film son sus cinco protagonistas, cinco niños de diferentes partes de Estados Unidos con un futuro incierto que intentan ingresar a una mejor escuela a través de un cruel -¿o justo?- sistema de sorteo estilo Bingo. Su futuro depende del azar, y no de sus capacidades. Se infiere que la suerte es más importante que las aptitudes de un estudiante, quien en lugar de ser un doctor (como el caso de una niña de 10 años, Daisy), no logré llegar a la universidad, porque la secundaria donde tendrá que asistir, no logra que el 15% de sus alumnos, tenga un nivel decente de matemáticas.

Es extraño que un documental tenga tantas analogías, sin embargo Guggenheim (Una verdad incómoda) las presenta con sutileza, con diferentes ejemplos animados, términos coloquiales del gremio educativo, y muchas cifras alarmantes. Para él, la salvación no está un héroe de historietas, sino en buenos profesores que inspiren alumnos.

Claro que en el papel esto suena fácil... pero hay factores que involucran/afectan la calidad de la educación básica: el Sindicato y los antecedentes familiares de los estudiantes. El primer rubro es una mafia -según el director- que vuelve a los profesores sanguijuelas intocables que no pueden ser despedidos gracias a "la plaza" que está dentro de su contrato. En el film hay un pasaje interesante liderado por Michelle Rhee,  la canciller de Washington DC, quien ha logrado gracias a su combate contra la corrupción y las malas jugadas sindicales, cambiar el status de mediocridad educativa de la capital americana. El segundo factor, y en el cual, Canada es experto, es ayudando a entender tanto a niños como padres, que el apoyo y la educación son la base primordial para llegar a la universidad y tener una mejor vida. Este punto no sólo lo recalcan los profesionales del área (o por la madre de una niña afroamericana, quien dice que queire ver a su hija salir de la universidad... «no con un título, sino con una carrera»), también lo analizan hombres como Bill Gates, quien al ser entrevistado por Guggenheim, asegura que en el futuro

Estados Unidos no contará con los graduados necesarios y capaces para los puestos más importantes y demandantes de la industria. La potencia mundial de este país, va a colapsar por la nula preparación de sus estudiantes.

Esperando...  posee un aire pesimista, pero con buenos augurios: es cierto, hay malos profesores, pero si en cada escuela hay un buen docente... como Superman, tiene el poder para que un niño recupere la fe.

Pais:

EUA

Director:

Davis Guggenheim

Genero:

Documental

Nombre Original:

Waiting for Superman

Año:

2010

Estreno mundial:

08 de Octubre, 2010

Duración:

102 min

Sitio Web

Texto  
¿Te gusta?
Síguenos en: