Revista Chilango

Terror en la Ciudad

Octubre 2016

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

El ocaso antes del estreno

1 de 2

'Rojo amanecer' cumple 25 años


17 de octubre de 2014
Por  Oswaldo Betancourt   

Hay películas que dejan su huella tan fuerte en la historia del cine que difícilmente se olvidan. El lunes 13 de octubre festejaron los 25 años de Rojo amanecer con su proyección en la sala 3 de la Cineteca Nacional, pero el aniversario oficial de la película es el viernes 17 de octubre, fecha en que se proyectó por primera vez en el mismo lugar. 

La ocasión se prestaba para hablar sobre el origen de la película y sus consecuencias con los guionistas y el director de este clásico mexicano, además de preguntarle a otras figuras del cine como Carlos Bolado, Luis Estrada y Damián Alcazar. 

“El cine no debe ser sólo diversión, debe ser reflexión”, me dice afuera de la sala Guadalupe Ortega, una de las guionistas de la película y organizadora del evento. Seguía llegando gente cuando ya había empezado la función y Guadalupe le decía a los de la Cineteca que dejaran pasar a todos aunque ya no hubiera lugar. “Nos van a dar una regañadiza”, le decían, “yo le doy mi lugar de parada, no he entrado”, les contestaba.

El amanecer de la película

Tanto Guadalupe como Xavier Robles, el otro escritor del libro cinematográfico (así le llaman al guión) y Jorge Fons (que estudiaba en el CUEC) estuvieron en el movimiento estudiantil.

Había algo que unía a esa juventud que se manifestaba contra el autoritarismo. [Yo] no pertenecía a ningún partido pero sentía que algo estaba mal y la bestialidad del Estado, la policía o el gobierno  nos llevaba a tomar más partido, y a comprometernos más”, comenta Guadalupe sobre aquella época. La masacre se estaba diluyendo en la historia y ella recuerda que “estaba prohibido hablar del ejército, de la virgen de Guadalupe y de la masacre del’68”. Pasaron dos décadas entre el hecho y la realización de la película.

“Teníamos la indignación en las venas”, me comenta Xavier, indignación que los llevó a contar la historia sin mostrar los muertos ni la matanza porque el ejército no les iba a prestar sus tanques ni sus soldados, e iba a ser imposible conseguir esa cantidad de extras, entonces tuvieron la idea de filmarla dentro de un departamento. 

Rojo amanecer

Jorge Fons llegó para encargarse de la dirección, pero ningún productor le quiso entrar. Entonces le pasó el guión confidencialmente a un amigo que tenía en Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) para ver si se podría aprobar, pero la respuesta fue pesimista, le dijeron que no había oportunidad porque hablaba de los verdes y le recomendaron que no la hicieran, pero le valió. 

Decidieron hacer la película de manera clandestina y por necesidad fue una de las películas hechas en menos tiempo, bastaron tres semanas para terminar el rodaje. Los llamados eran desde muy temprano hasta bien entradas las 11 de la noche o las 2 de la madrugada, eso sí, antes de salir se asomaban porque temían que hubiera alguien que quisiera meterles un susto, cosa que nunca pasó. Además, nadie cobró, todos lo hicieron porque creían que se necesitaba hacer.

Cuando entregaron la película para que la aprobaran, no les dieron respuesta en meses, pero algo curioso pasó y hubo copias no oficiales de fayuca que son las mejores, según el director, porque están completas, pues la versión que salió en el cine tiene unos “tijeretazos muy violentos”, pero salió.

Da clic en siguiente para conocer la influencia de la película en otros directores.

1 de 2

Texto  
¿Te gusta?