Revista Chilango

¿Es Quintonil el mejor restaurante de la ciudad?

Septiembre 2016

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Las películas del Tercer Reich

1 de 2

Cine nazi


08 de septiembre de 2014
Por  Oswaldo Betancourt   

Como cualquier medio de comunicación, el cine es susceptible de ser una herramienta al servicio del poder, como pasó durante la Alemania Nacionalsocialista.

A continuación te contaremos un poco de la historia de la directora favorita de Hitler y los blockbusters del Tercer Reich. 

Propaganda y Cine Nazi

Paul Joseph Goebbels apoyó incondicionalmente a Hitler desde 1926, así que le tocó su buena rebanada del pastel, primero fue Jefe de Propaganda a partir de 1930 y tres años después fue designado como Ministro de la misma área. Goebbels tenía control total sobre la vida intelectual y cultural de los alemanes.

La propaganda creó el mito de Hitler, lo hizo un líder todopoderoso. También fortaleció los valores familiares y nacionalistas del régimen, incluso lo fortaleció durante la crisis política y económica. 

La propaganda del III Reich estaba por todos lados, utilizaban la prensa, la radio, carteles y, por supuesto, el cine. Había una Cámara de Cine del Reich que regulaba esta industria y en 1934 se promulgó una ley de censura para asegurar que todas las películas fueran políticamente aceptables antes de proyectarse al público.

La  UFA, la compañía cinematográfica más importante de Alemania, pasó a manos del partido y no está de más decir que algunos de sus más grandes talentos huyeron a Hollywood, el director Fritz Lang y la actriz Marlene Dietrich son dos casos importantes.

Bluckbusters del Tercer Reich

Ya en 1933 había cintas de este corte. Hitlerjunge Quex: Ein Film vom Opfergeist der deutschen Jugend, de Hans Steinhoff. Adaptación de la novela sobre la vida de Herbert “Quex” Norkus, un joven asesinado en un vecindario comunista mientras distribuía propaganda nazi. Muestra el sacrificio de la juventud hitleriana.

El eterno judío (1940), de Fritz Hippler, es una película antisemita de corte documental que comenzó a implantar en los germanos la idea de que los judíos era una plaga, a quienes únicamente les importa el dinero.

Veit Harlan dirigió El Gran Rey (Der große König,1942), un drama sobre la vida de Federico el Grande, emperador de Prusia de 1740 a 1786, imperio que abarcaba Alemania, Polonia, Rusia, Lituania, Dinamarca, Bélgica, República Checa y Suiza.

No todo era formalidad y caras largas, también había películas para ir a palomear, entre ellas está Münchhausen (1943), una comedia sobre el Barón de Münchhausen 

En Kolberg (1945) se muestra la batalla entre el ejército prusiano contra las fuerzas napoleónicas en 1807, en la región de Kolberg, Polonia. ¿El mensaje de la película? La gente de la ciudad prefirió morir luchando aunque al final fueron derrotados, pero el enemigo igual tuvo que retirarse. Es la película nazi más cara. 

Da clic aquí para leer sobre la directora consentida de Hitler: Leni Riefenstahl

1 de 2

Texto  
¿Te gusta?