Revista Chilango

Las 52 mejores cantinas botaneras

Noviembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Entrevistamos a Quentin Tarantino, ganador del Oscar

Django Unchained: Ojo por ojo

Quentin Tarantino Getty Images Quentin Tarantino
24 de febrero de 2013
Por    Juan Carlos Villanueva

La mente de Quentin Tarantino, ganador del Oscar por mejor guión original, es desbocada, irreverente y trasgresora. Hablar con él sobre su obra es parecido a subirse a una montaña rusa: lo único seguro al final del camino es el asombro. Práctico en sus respuestas y de singular sentido del humor, Tarantino habla sobre su nueva aventura Django Unchained, una cinta que se adentra en las entrañas de uno de los géneros favoritos del cineasta: El Spaguetti Western, el cine de vaqueros y pistoleros que vivió sus mejores glorias en los años sesenta.

Una constante en tu obra es el sentimiento de venganza. Django Unchained cuenta la revancha de un esclavo (Jamie Foxx) al querer recuperar a su esposa (Kerry Washington) de las manos del terrateniente (Leonardo DiCaprio). ¿Por qué esa fijación?

El germen inicial de la idea de esta cinta consistía en contar la vida de un esclavo que se convierte en un cazador de recompensas y luego se va de capataz que se esconde en las plantaciones. Primero era un esclavo común, pero luego se continuó revelándose ante mí con mayor personalidad hasta que creció como un héroe. La cuestión de la venganza es un tema que abordo en Kill Bill o Inglorious Bastards, es algo inconsciente. En cada una de esas cintas la venganza es diferente, en una es colectiva y en otra es muy personal. La venganza viene acompañada de una traición, de una injuria o una violación. Siempre me han fascinado las historias de venganza porque tienen referencias filosóficas y sociales muy profundas y antiguas. Los mejores relatos de la historia y de la imaginación provienen de proverbios como “ojo por ojo”, “la ley del talión” y cosas por el estilo. La historia de la humanidad reside en la traición y venganza.

Esta cinta tiene los elementos de esa lucha interna entre el bien y el mal, de la víctima y el victimario, pero también es una analogía del racismo en Estados Unidos, ¿no crees?

No puede ser más espeluznante de lo que sucede en la vida real. Es una historia más surrealista de lo que puede lograr la vida real. Es imposible pensar en el dolor y el sufrimiento que ha pasado en este país, por lo que es perfecto para una interpretación del género Spaghetti Western. La realidad encaja en el mayor lienzo que te puedas imaginar para esta historia.

Django Unchained

Ignorancia, odio, racismo, venganza, muerte, parece un círculo que nunca acaba.

Abordé el tema dentro del mismo género Western. Era una línea muy delgada entre esa parte emocional y de memoria de una sociedad con lo violento y sanguinario que puede ser. Traté de abordar el tema con un toque de acción y humor con el fin de hacerlo menos solemne y violento.

¿Qué es lo que te atrajo de Jamie Foxx para convertirlo en un sanguinario vaquero?

Fue simplemente increíble, Jamie entendió la historia desde la primera vez que se la mostré. Debía de ser un tipo rudo, poco piadoso y con esos ojos hambrientos de venganza. Es un actor increíble y se ve perfecto para el personaje. No es un vaquero cualquiera, es temerario y poco predecible en su papel. Cuando lo vi enfundado en él, pude ver a un Jamie dueño de la situación. Él se ve bien en un caballo, y no le pide nada a otros famosos vaqueros blancos de la historia del cine.

¿Cuál es el futuro para Kill Bill 3?

No hay nada seguro, a pesar de todos los rumores en Internet. El personaje de la hija de Vivica A. Fox debe de alcanzar la mayoría de edad para vengarse de Uma (Thurman).  Es una historia que necesita madurar y replantear algunas ideas.

Texto  
¿Te gusta?