Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Las estrellas del FICM

10 años, 10 invitados

09 de noviembre de 2012
Por  Fernanda López   

 

Werner Herzog (2003)

¿En qué lo hemos visto?

Ese año el director alemán estrenó Wheel of time, pero su trabajo más notable se puede ver en cintas como Fitzcarraldo, Grizzly Man y Nosferatu the Vampyre.

¿Por qué es un orgullo?

El cine alemán ha sido uno de los que más han marcado tendencia, desde el movimiento expresionista hasta la actualidad. Por eso, tener a uno de los mayores exponentes del nuevo cine alemán es una de las más grandes sorpresas que nos ha dado Morelia. Nos gusta su cine, tanto en ficción como en documental, porque nos muestra personajes muy interesantes, que sobresalen por oscuros o por pedir lo imposible. 

Gus Van Sant (2004)

¿En qué lo hemos visto?

En esa época, la película más reciente del director era Elefante, que trata de las vidas de distintos estudiantes presentes en la masacre de Columbine. La poesía visual y la crudeza de sus personajes lograron causar mucho ruido en la industria del cine.

¿Por qué es un orgullo?

Por su gran habilidad de unir la sutileza y la crudeza en temas muy alarmantes, sobre todo asesinatos. Tiene un sentido estético sumamente desarrollado, con el que logra crear atmósferas muy poéticas, al mismo tiempo que nos muestra a personajes perturbados por la culpa o el resentimiento.

Tommy Lee Jones (2005)

¿En qué lo hemos visto?

Lo recordamos más por aparecer en cintas como Men in Black y No country for old men, pero también sobresale su trabajo en cintas como The Fugitive

¿Por qué es un orgullo?

Por su gran calidad actoral. Desde su trabajo en mini series hasta sus películas ha demostrado un gran trabajo de creación de personaje. Aunque es más común que el festival cuente con buenos directores en vez de actores, el señor Jones no podía faltar en esta lista de mejores invitados. 

Jean-Claude Carrière (2006)

¿En qué lo hemos visto?

En distintas colaboraciones con Luis Buñuel. Entre ellas se encuentran El discreto encanto de la burguesía y Belle du Jour

¿Por qué es un orgullo?

El simple hecho de haber trabajado con Buñuel convierte a Carrière en un personaje muy interesante para el mundo del cine. Sin embargo, otra cosa que lo convierte en un gran invitado del FICM es su capacidad de hacer películas de libros que difícilmente se pueden adaptar a cine, como La insportable levedad del ser, de Milan Kundera.

Bertrand Tavernier (2007)

¿En qué lo hemos visto?

Hemos visto el trabajo de este director francés en cintas como L'Horloger de Saint Paul, L'Appât y La vie et rien d'autre

¿Por qué es un orgullo?

Por su forma de trabajar. No es necesario conocerlo personalmente para darse cuenta del gran entusisasmo con el que filma sus películas. Es de esos directores que se toman la molestia en cuidar hasta el más mínimo detalle de cada una de sus tomas. Su forma de tratar a sus personajes es sorprendente, pues a pesar de mostrarlos cometiendo muchos errores, los hace parecer admirables.

cineastas

Steven Soderbergh (2008)

¿En qué lo hemos visto?

En películas como Erin Brockovich, Out of Sight y Magic Mike. El año en el que estuvo en Morelia estrenó las dos partes de Che

¿Por qué es un orgullo?

Porque es uno de los personajes más versátiles del cine en muchos sentidos: no sólo hace películas de alto presupuesto, sino también proyectos independientes muy pequeños. También ha demostrado una gran habilidad para incursionar en distintos géneros y tener diversos cargos en sus producciones. 

Quentin Tarantino (2009)

¿En qué lo hemos visto?

En películas muy reconocidas, como Perros de reserva, Pulp Fiction y Kill Bill, misma que estrenó el mismo año que estuvo en Morelia. 

¿Por qué es un orgullo?

Porque, sí, podrá ser muy "mainstream", pero le pese a quién le pese, es uno de los directores de culto más importantes del cine contemporáneo. Su estilo crudo y violento ha conquistado a miles de cinéfilos en el mundo y sorprendido a unos cuantos. Es un director que siempre da de qué hablar, y por eso fue muy importante poder tenerlo en Morelia. 

Terry Gilliam (2010)

¿En qué lo hemos visto?

Lo hemos visto en toda clase de cosas, desde actuando en Monty Python, hasta dirigiendo cintas como Fear and loathing in Las Vegas y El imaginario del doctor Parnassus. 

¿Por qué es un orgullo?

Amamos Monty Python y el humor inglés, por lo que nos encanta Gilliam. Sin embargo, lo que más nos gusta es la gran habilidad que ha demostrado para hacer que la gente reconozca su trabajo con tan solo ver unos minutos. Sus ángulos inusuales y sus atmósferas surrealistas, casi alucinantes, nos hacen conscientes de que aún se pueden buscar formas nuevas de hacer cine. 

Michel Gondry (2011)

¿En qué lo hemos visto?

Este francés no necesita presentación. Lo hemos visto en toda clase de proyectos audiovisuales, desde películas hasta comerciales. En ese año, Gondry estrenó The Green Hornet.

¿Por qué es un orgullo?

Porque ha dirigido cintas que ya son íconos del cine, como Eterno resplandor de una mente sin recuerdos y La ciencia del sueño. También dirigió videos para músicos muy buenos, como Massive Attack, Björk y The White Stripes. Su estilo visual es único, siempre innovador. Nos enorgullece poder contar con un personaje de aquellos pocos que nunca decepcionan.

Abbas Kiarostami (2012)

¿En qué lo hemos visto?

Aunque no es su cinta más reciente, lo recordamos por Certified Copy (2010). Con esta película, Juliette Binoche ganó el premio a mejor actriz en Cannes.

¿Por qué es un orgullo?

Por ser una de las mentes más interesantes del cine contemporáneo. Sus películas son realizadas de formas muy interesantes, tanto en ficcion como en documental. Podemos ver diálogos improvisados, docuficciones interpretadas por los personajes verdaderos, y una serie de recursos inusuales, brillantemente ejecutados. Acá les contamos cuáles son sus mejores películas.

Texto  
¿Te gusta?