Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Su famosa trilogía en DVD

Krzysztof Kieslowski por tres

28 de marzo de 2012
Por    Jose Antonio Palafox, de @El_Pendulo

Egresado de la prestigiosa Escuela de Cine de Lodz, el polaco Krzysztof Kieslowski (1941-1996) inició su labor en el séptimo arte realizando cortometrajes documentales. A partir de 1976 se lanzó al complejo mundo del largometraje, dirigiendo dos películas el mismo año: los dramas Personnel y The scar.

Prosiguió su labor con Camera buff (1979), luego un poco de cine de conciencia política y moral –No end (1985) y Blind chance (1987)– y, sin abandonar su actividad dentro del cortometraje documental, por fin dos películas en las que ya encontramos totalmente desarrollada su inconfundible firma de autor: A short film about killing y A short film about love, ambas de 1988.

Estos dos bellos filmes formarán parte, reeditados para su transmisión por televisión, de una de las piezas básicas y referencia obligada dentro de la obra de Kieslowski: Dekalog (1989-1990), serie televisiva cuyos diez episodios dan cuenta de la muy personal interpretación que hace el cineasta sobre los mandamientos de la ley de Dios.

Entusiasmado con proyectos ambiciosos, Kieslowski realiza en 1991 el filme La double vie de Véronique, considerado por muchos su obra maestra y cuyo concepto original (que nunca se llevó a cabo) incluía un final distinto para cada lugar en que se proyectara. Es en este enigmático drama fantástico de aliento poético donde se encuentra condensado estructuralmente el trabajo que ocuparía a Kieslowski a continuación: Tres Colores.

Siguiendo la vena de libre interpretación desarrollada con Dekalog, en Tres Colores, Kieslowski explora a su manera el significado de los colores del lábaro patrio francés: la libertad (Azul, 1993), la igualdad (Blanco, 1994), y la fraternidad (Rojo, 1994). Interrelacionadas de forma deliciosamente inteligente, estas tres películas son un verdadero festín para los sentidos y el intelecto.

En ellas, el ritmo pausado propio del cine de Kieslowski, asi como las acciones ambiguas y simbólicas de los personajes, se conjuntan de manera perfecta con la espléndida y entrañable música de Zbigniew Preisner (1955) –gran amigo del cineasta– para mostrarnos la dolorosa búsqueda de la libertad que inicia Julie (la impasible Juliette Binoche) tras la muerte de su esposo, un afamado compositor, en un terrible accidente automovilístico (Azul).

Posteriormente, la desesperada búsqueda de la igualdad –tanto conyugal como de nacionalidad y de lenguaje, a fin de cuentas universal– que inicia Karol Karol (el actor cómico Zbigniew Zamachowski), un pobre peluquero polaco que medio habla un mal francés y que tiene la desgracia de casarse con Dominique (Julie Delpy), una joven francesa de muy pocas pulgas (Blanco).

Y –finalmente– la meditación sobre la falta de fraternidad inherente al ser humano y la posibilidad de establecer vínculos entre personas aparentemente disímiles, vista a través de los ojos de un juez retirado (el veterano Jean-Louis Trintignant) que ejerce una especie de voyeurismo telefónico con el que alimenta su amargura, al tiempo que desarrolla un amor platónico por Valentine (Irène Jacob), una guapa modelo con la que entabla contacto de manera accidental (Rojo).

Haciendo uso de una elegante paleta visual, basada y sostenida en los mencionados tres colores (cortesía de Slawomir Idziak, Edward Klosinski y Piotr Sobocinski, respectivamente), esta espléndida trilogía resultaría ser el canto del cisne de Krzysztof Kieslowski, ya que un infarto acabaría con su vida en marzo de 1996, dejando inconclusa otro ambicioso proyecto basado en La Divina Comedia, de Dante Alighieri: Cielo, Infierno y Purgatorio, trabajo que sería concluido por Tom Tykwer (Heaven, 2002), Danis Tanovi (Hell, 2005), y Stanislaw Mucha (Purgatory, 2007).

Reseña cortesía de www.pendulo.com, donde puedes encontrar ésta y otras novedades. 

Texto  
¿Te gusta?