Cintas imperdibles

Estación Central

5. Pixiote (1980)

Una película de ficción con estilo documental y personajes reales que viven sus propias vidas. La historia de un grupo de niños de la calle en la ciudad de Sao Paulo, que son utilizados por la policía como carne de cañón para la delincuencia. El niño actor no profesional que dio vida Pixiote se convirtió en una celebridad internacional, sin embargo siguió en la marginalidad y moriría a manos de la policía paulista a la edad de 19 años. 

http://www.youtube.com/watch?v=_CT7bOnhrsY

4. El beso de la mujer araña (1985)

Otro éxito mundial del cine de Brasil. Dirigida por Héctor Babenco a partir de una novela del argentino Manuel Puig. Un preso político, perseguido por sus ideas, debe convivir en la misma celda con un homosexual acusado de conducta inmoral. La convivencia entre ambos genera una solidaridad que hubiese sido imposible en otras circunstancias y les permite  superar sus propias barreras. Sonia Braga aparece como una mujer ideal que encarna las fantasías de ambos hombres en la soledad de la cárcel. Varias nominaciones y un Oscar para William Hurt.

3. Cuatro días de Septiembre (1997)

Bruno Barreto dirige la historia real del primer secuestro político de América Latina. Durante un periodo de dictadura militar en los años 60, un comando de militantes de ultraizquierda secuestra al embajador de Estados Unidos, generando un incidente internacional. La película presenta una visión sobre la guerrilla de los años 60, a partir del esquema del thriller en lugar del cine político y con la historia subjetiva de los involucrados en primer plano. Resultó nominada al Oscar y abrió una nueva era para el cine brasileño.

 

2. Estación Central (1998)

Walter Salles dirige a una de las actrices más famosas de Brasil, Fernanda Montenegro, en el papel de una mujer dura que escribe cartas por encargo en la estación de trenes Central do Brasil, en Río de Janeiro. Su corazón se ablanda cuando se debe hacer cargo de un niño huérfano, al que acompaña en un viaje al Nordeste el país en busca de su padre. Nominada a dos Oscars. 

1. Ciudad de Dios (2002)

Una favela de Rio de Janeiro y los personajes que viven en ella, en un cruce de historias que resume los temas de todo el cine brasileño, desde la violencia, el erotismo, la marginalidad y el carnaval. Todo narrado desde una perspectiva ultra rápida, hiper violenta y súper preciosista. Una película que no solamente cambió el rumbo del cine brasileño, sino que se convirtió en modelo para el cine global del nuevo siglo. Tuvo cuatro nominaciones al Oscar.

El pilón: Límite (1930) 

Esta cinta de Mario Peixoto recibió su reconocimiento no cuando fue lanzada sino bastantes años después. Resulta que en su momento el público la odió, pero tras una restauración de 1978 comenzó a apreciarse como una de las mejores películas del cine mudo mundial. Varios críticos consideran a Límite como una película de transición entre el cine mudo y el sonoro, así como una cinta de culto debido a la interesante técnica de Peixoto en donde predomina la geometría y las variaciones rítmicas en la edición. Límite es una reflexión sobre la fragilidad de la vida humana. Cabe mencionar que Peixoto fue “hombre orquesta” para este trabajo, pues él escribió y filmó todo por sí mismo.

¿Cuáles de estas cintas ya viste?