Mi pobre angelito

Tus programas favoritos para que los apartes.

El problema:
Dos Navidades, sí dos… tu familia te abondona a tu suerte. No sólo debes lidiar con la cena y la inocencia de esperar a Santa Claus. También debes de atrapar/vencer a un par de ladrones. Los cuales según la estadística –y el sentido común– son los más $%&@ de la historia de la humanidad.

La solución:
Crear una de las trampas más sofisticadas para una mente infantil. Lo primero es trazar un mapa con crayolas y luego semi asesinar a estos dos hombres que la sociedad ha marginado. Si lo piensas… ese Kevin era un psicópata.

La lección:
No importa que tu familia te abandone dos años seguidos. Sí, dos años seguidos… En realidad, en las únicas personas en quienes puedes confiar son ancianos solitarios; en ellos y en tu mente maquiavélica.