Finales en dos partes

Las series m?s pubertas de la historia

¿Qué es?

La nueva moda de dividir los finales de las sagas nos está poniendo furiosos. Sépanlo, productores y directores, pretextos como “el libro era muy largo para meterlo todo en una película” no nos convencen más. Acéptenlo: todo es parte de un plan malévolo de sus genios del marketing para cobrarnos el doble por la misma historia. 

¿En dónde lo vimos?

En Amanecer parte 1 nos tuvieron viendo por una hora la ridícula luna de miel de Edward y Bella, que pudo haber sido contada en unos cuantos minutos. Además, entre que si el vampiro y el lobo eran amigos o enemigos, y demás eternos clichés (acentuados conforme avanzaba la cinta), nuestra paciencia acabó triturada en lo más profundo de la butaca.

También lo vimos con Matrix y hace poco en Harry Potter, y creemos que de allí surgió esta ‘brillante’ idea.