Los Emmy 2013 se llenan de nominaciones predecibles

¿Perdimos la emoción por los premios más importantes de la TV?

Getty Images

Si un tafil no te duerme, probablemente las nominaciones a los Emmy de este año lo hagan. ¿Qué fue lo que pasó? Viendo la lista de nominados 2013 no podemos dejar de pensar que básicamente alguien le dio copy-paste a las candidaturas del año pasado y se ahorró el trabajo.

Lo entendemos. Seguimos enamorados de Breaking Bad, Homeland y Mad Men, pero hay muchos más peces allá afuera nadando en aguas igual de cristalinas y nadie parece molestarse en darles una oportunidad.

Veámoslo en números. Jon Hamm lleva nominado desde el 2008 por Mad Men en la categoría de Mejor Actor. Lo que significa, si hacen bien sus cuentas, que ya tiene cinco nominaciones para el mismo premio y ninguna victoria. No nos malentiendan, amamos a Don Draper, pero tal vez es momento de aceptar que no va a ganar y dejarle su espacio a alguien más. ¿A Freddie Highmore por Bates Motel, quizás?

Lo mismo va para Bryan Cranston. Cuatro veces ha estado nominado por Breaking Bad, tres de las cuales ha ganado. Es claro, es su última temporada antes del final de la serie, pero si los Emmy esperaban sorprendernos, nos hubiera gustado más ver en un su lugar a Hugh Dancy porHannibal.

La novedad en las categorías de series dramáticas es House of Cards. No sólo es la primera vez que compite por una estatuilla (dado que lleva únicamente una temporada), pero también su nominación marca la primera vez que una serie original de Netflix llega a los Primetime Emmy Awards.

Si nos preguntan a nosotros, pudieron haber llevado aún más lejos las nominaciones de House of Cards. Está perfecto que Kevin Spacey y Robin Wright reciban candidaturas en las categorías protagónicas de actuación; ¿pero dónde están las nominaciones para Corey Stoll y Kate Mara en las categorías secundarias? Por ningún lado en la boleta. Pero eso sí, Boardwalk Empire (serie que insisten en nominar y jamás premiar desde el 2010) tiene dos nodos para la quiniela y Homeland un tercero para Morena Baccarin, nominación que, honestamente se pudieron haber ahorrado.

Aplaudimos, por supuesto, ver por primera vez el nombre de Emilia Clarke (Game of Thrones) en la lista de nominados. Sólo se necesitó de tres dragones para que los Emmy finalmente reconocieran que su papel es de los mejores en televisión.

Seguimos con los bostezos. Al momento de voltear la mirada a Europa, los Emmy vuelven a nominar prácticamente a todo el elenco y cada movimiento en la serie Downton Abbey; no estamos diciendo que no sea merecido, pero igualmente justo hubiera sido ver un espacio para Orphan Black. Especialmente para su protagonista Tatiana Maslany, cuya presencia en la categoría de Mejor Actriz hubiera resultado un chiflón de aire fresco quenombres como el de Connie Britton (Nashville) y Kerry Washington (Scandal) no logran soplar.

Las únicas dos nominaciones drama que nos hacen tener fe en que no todo mundo ha perdido por completo la cabeza son para Vera Farmiga por Bates Motel y Elisabeth Moss que este año duplica las apuestas con dos nodos, uno por Mad Men y otro por Top of the Lake. Con suerte alguna de ellas terminará por llevarse la estatuilla.

En comedia el panorama no es más colorido. Pueden cerrar los ojos y adivinar de memoria cuáles son las series nominadas. No, en serio. Inténtenlo. Les damos un par de segundos………..¿dijeron 30 Rock, Modern Family y The Big Bang Theory? ¡Lotería!

Le queremos recordar a los Emmy que The Mindy Project es una de las sitcoms más aplaudidas del último año y que…existe. Aprovechamos también para recordarles que, aunque Lena Dunham es sin duda un genio de la comedia, hay otras actrices soltando sus mejores miradas incómodas en la serie Girls que nos gustaría ver nominadas en categorías secundarias.

Tal vez, de paso, es momento de aceptar que nadie nunca ha visto Episodes, excepto quizá la mamá de Matt LeBlanc y que Arrested Development merecía muchas más candidaturas que sólo la de Jason Bateman. Al menos para Will Arnett y Jessica Walter. Ésas sí hubieran sido sorpresas.

No podemos evitar pensar que las nominaciones de Laura Dern (por Enlightened, una serie cancelada) e Edie Falco (Nurse Jackie) son atole con el dedo. Y sin embargo sí nos cuestionamos dónde está el nombre de Zooey Deschanel en esta lista y por qué nadie pareció recordar que Gillian Jacobs y Alison Brie (ambas de Community) existen.

Pero sí hay, como diría Bradley Cooper, un Silver Lining. Las nominaciones en las categorías de mini serie y tv movies son tan refrescantes como una lámina de Listerine.

Tenemos a Matt Damon como el amante gay de Liberace en Behind the Candelabra. Lo dirán de broma, pero tener que besar en una alberca a un hombre de 70 años, definitivamente merece un premio. También tenemos a AlPacino, a Michael Douglas y a James Cromwell. Puro primer actor.

La serie American Horror Story: Asylum es la que más nominaciones tiene, y entre ellas una para Jessica Lange, otra para Zachary Quinto y una más para Sarah Paulson. Y si nosotros hubiéramos estado encargados de las votaciones, también le hubiéramos regalado una a Lily Rabe: la mejor posesión demoniaca desde el paso de la araña de Linda Blair.

El resto de las candidaturas son tan fáciles de adivinar como la respuesta a la pregunta, ¿qué va a hacer Lindsay Lohan este fin de semana? Tenemos que decirlo, los Emmy son la ceremonia de premiación más importante de la TV y este año nos tienen muy decepcionados. No dudaríamos que se llegara a reflejar este 22 de septiembre en ratings. Como diría Heidi Klum en Project Runway (por cierto, también nominada) ¡What a snooze fest!