Los capos en el cine

La atracción del cine y el crimen

Paramount Pictures

El escritor Roberto Saviano, el mismo de Gomorra quien vive protegido por amenazas de la mafia, comentó recientemente sobre la fascinación del crimen por Hollywood y la reciente captura de El Chapo Guzmán. Según Saviano, los criminales en el mundo son asiduos de Hollywood y de sus productos y, por supuesto, quieren verse reflejados ahí: sus vidas, proezas y logros mostrados en la pantalla grande.

Según su perspectiva, la caída del Chapo se provocó precisamente por esto: por culpa del escándalo protagonizado por Sean Penn y Kate del Castillo y la supuesta creación de una serie de televisión sobre su vida.

En el mundo del cine ha ocurrido algo similar, solo que al revés: para la filmación de la película Scarface, dirigida por Howard Hawks, de 1932, Al Capone envió a sus secuaces al set de grabación para poder revisar que su vida se estuviera llevando bien en la pantalla. Ante el temor de todos, se les dijo que que solo era ficción y que no era algún retrato verídico sobre ellos. Películas sobre John Gotti, Lucky Luciano, Pablo Escobar o la mafia rusa, han mostrado un estilo de vida que resulta atractivo para ciertas personas. El espectador admira a Walter White, Tony Soprano, los mafiosos de las películas de Tarantino, porque son mostrados con glamour, lujos mujeres, yates y demás extravagancias. Los capos del crimen han sido representados de varias maneras. Veamos algunas:

Los intocables

La representación de Al Capone se ha hecho de múltiples formas, pero sin duda una de las mejores es la interpretada por Robert De Niro, quien incluso contrató a los mismos sastres de Capone para vestirlo para la cinta. Esta película fue dirigida por Brian De Palma y retrata la época de la prohibición del alcohol en los Estados Unidos, un tema que que actualmente se asemeja a la legislación sobre las drogas. La escena del bat es una de las más terribles y memorables de las misma.

Scarface

Esta misma película es una reinterpretación del clásico de Hawkes y es también dirigida por el mismo De Palma. A diferencia de la original, ésta se centra en la historia del criminal Tony Montana, un personaje ficticio que provenía de Cuba, llegando a los Estados Unidos por la apertura temporal de las fronteras por el puerto de Mariel, en el cual Castro supuestamente dejó que también criminales fueran recibidos por los Estados Unidos. Un personaje obsesivo y ambiciosos, Montana no respetó los códigos de la mafia local y después de ascender fue abatido por los mismos. Uno de los criminales que ha inspirado a la vida real, ya que se dice que muchas mansiones de la mafia italiana fueron construidas con base en la del mismo Montana.

El Padrino

Una de las películas más reconocidas sobre la vida criminal. Escrita por Mario Puzo en una época en la que las mafias italianas eran parte diaria de las noticias en el mundo. La familia, el honor y las actividades ilegales eran parte de esta trilogía considerada una de las mejores de la historia, dirigida por Francis Ford Coppola e interpretada por el mismo Pacino y Marlon Brando.

Vamos a jugar al infierno

El crimen por supuesto no solo es americano o europeo, en Japón el Yakuza es famoso por controlar regiones, gobiernos y personas y las películas sobre sus actos son abundantes tanto en Hollywood como en oriente. Esta cinta del director Shion Sono nos muestra un grupo de directores novatos que se ven inmiscuidos con la mafia para poder producir una película que los representen. El final no es afortunado para ninguno de ellos.

Promesas del este

La mafia rusa también es conocida por una de las más brutales del mundo, con el uso de códigos y rituales muy particulares. Tatuajes que los van marcando según los logros, pruebas de valor y de honor son parte de las mismas actividades criminales de los mismos, que van desde el tráfico de drogas, hasta el de personas. En esta cinta de David Cronenberg se muestran sus actividades y luchas por el poder entre una de ellas de una manera muy explícita y brutal.

Mesrine

El enemigo número uno de Francia, Mesrine fue un personaje perseguido por varios países y es famoso por haberse escapado varias veces de prisión. Jacques Mesrine, conocido también como el hombre de las mil caras, se transformaba físicamente para evitar ser reconocido. A pesar de todos sus crímenes, respetaba el código criminal de no meterse con la familia y solo tratar las diferencias personalmente. Algo que lamentablemente ya no lo vemos ahora. Protagonizada por Vincent Cassel y dirigida por Jean-François Richet.

 
¿Y tú qué otras pelis que tratan el tema del narco o de la mafia recuerdas?