Por Josue Corro

En el
momento en que abandones la sala de cine vas a desear tener el anillo de
Linterna Verde para que –con sus poderes mágicos– puedas olvidar este esperpento
de película.

Es
increíble que con un presupuesto millonario, un elenco aceptable, un director con
un buen currículum… y cuatro escritores –sí, ¡cuatro escritores!– este film no provoque –en ningún momento– empatía, emoción o algo tan básico en el cine de súper héroes:
la fantasía de querer ser como el protagonista que estás viendo en la pantalla.

Piénsalo… ¡en algún instante quisiste volar como Superman!, ¡tener "sentido arácnido"! y hasta revestir
tu clóset con gadgets de alta teconología. Es eso lo que hace que estas películas sean un éxito: el morbo de evidenciar nuestra debilidad humana. Sin embargo, el
personaje de Hal Jordan nunca logra traspasar esa barrera, que provoca una
sincera y real comunión entre el espectador y su héroe.

¿La razón? Se
puede mencionar tanto fallas a nivel humano
(pobre Ryan Reynolds, es sólo un
pedazo de carne que actúa como si estuviera pisando fuego: cada gesto y cada
palabra que emite son dolorosas. Y lo peor es que no es su culpa: hasta
Marlon Brando hubiera sido un desastre con este guión tan mal escrito), como una sinopsis tan absurda como la siguiente: hace miles y millones
de años, el universo fue divido en cuadrantes y cada uno tenía un protector
llamado Linterna Verde, cuyo poder recaía en un anillo capaz de
materializar cualquier pensamiento. Entonces, una noche (día, quién sabe),  uno de los Linternas lucha contra una especie
de Pulpo Paul gigante que tiene planeado devorar la galaxia. Total, el alien se
estrella en la Tierra, muere y el anillo elige a Hal para ser el próximo
protector… lo cual resulta inverosímil porque los humanos somos tan crueles y
egoístas que no somos dignos de ser un Linterna Verde.

¿Entendiste?
No te preocupes, porque desde el prólogo hasta la última escena serás
bombardeado por estereotipos
(la bella, muy bella Blake Lively es una burla a
la chica-en-apuros), villanos con más maquillaje que motivos para ser
antagonistas y un Linterna Verde cuyo sentido del humor, ética y madurez parece la de un Iron Man de hospicio.

Pero no
toda la culpa es del guíón de cuatro… –¡cuatro escritores!, otra vez–, la mayor parte del
fracaso recae en Martin Campbell, quien alguna vez nos deleitó con Casino Royale: imaginamos que debió supervisar los FX con los ojos cerrados, desde el CGI del
traje del Sr. Jordan 
hasta las batallas –salidas de un juego de computadora–. Contrario a atraernos, nos hace darnos cuenta de que la brecha entre
fantasía y ciencia ficción nunca había sido tan profunda. 

Tanto que –incluso– no hay forma de que Linterna verde tenga un mejor título que: "la peor cinta
del verano de 2011".

País: EUA
Reparto: Ryan Reynolds,Mark Strong,Peter Sarsgaard
Director: Martin Campbell
Género: Acción;Aventura;Fantasía;Ficción
Nombre Original: The Green Lantern
Año: 2011
Estreno: 2011-06-17
Duración:
  Sitio Web