Lecciones de Marty McFly para viajar en el tiempo

Michael J. Fox nos dejó buenas enseñanzas

Facebook oficial Back to the Future Trilogy

El protagonista de Volver al Futuro casi comparte cumpleaños con su papel más chido: Martin Seamus McFly, o Marty, nacido el 12 de junio de 1968. Este personaje de la trilogía de Robert Zemeckis nos enseñó varias lecciones para viajar en el tiempo, te dejamos algunas:

1- Identidad desconocida: Si está es otra época tal vez te convenga cambiar de personalidad, la ventaja es que puedes elegir el nombre que quieras, hasta el de una marca de calzones.

2- ¡Tannen! Siempre, siempre, siempre habrá idiotas, en cualquier momento, en cualquier lugar. Recuerdo que ellos también tienen antepasados y probablemente tengan descendencia.

[También lee: Cosas en las que le atinó y falló Volver al Futuro 2]

3- Adaptarse o morir: El futuro podrá ser novedoso, y el pasado más rudimentario, pero algunas cosas se te facilitarán por tus conocimientos previos, por ejemplo, si sabes andar patineta puedes improvisar una o subirte a la hoverboard.

4- De Edipo o Electra: ¡Cuidado! Podrías conocer a tus papás más de lo que quisieras, o peor, uno de ellos se podría enamor de ti.

5- I fu**ing love science: Los científicos son muy chidos y ser amigo de uno te puede llevar a la aventura de tu vida.

6- Survival mode: Hay lecciones que únicamente se aprenden en los videojuegos.

7- Haz el paro: Aprovecha la oportunidad de ayudar a los tuyos: tus abuelos, padres e hijos te lo agradecerán… o no, porque no deberían enterarse de que fuiste tú.

8- Escoge tus peleas: No dejes que te piquen el orgullo tan fácil, gallina.

[También lee: El “Doc” Brown y otros personajes de Christopher Lloyd]

Otras lecciones de la trilogía.

Cuestión de ciencia: Hasta el momento, el dato más científico que tenemos sobre los viajes en el tiempo implica un DeLorean con un condensador de flujos y 1.21 gigawatts.

Pare de sufrir… por la pobreza: Apunta las victorias deportivas para conseguir marmaja en las apuestas.

No dejes tus sueños de lado: Si les pones suficiente empeño puedes hacerla en grande, no dejes de escribir o de hacer eso que te gusta.

¡Sorpresa! Tus mejores ideas pueden llegar en el momento menos pensado, como después de pegarte en la cabeza. Anótalas siempre luego luego, no se te vayan a olvidar.

No es que seas un forever alone: Tal vez el amor de tu vida esté en otro siglo y sólo necesitas viajar en el tiempo para encontrarla.

¿Verte de frente? Sólo en el espejo: Evita tener contacto con tu yo del pasado o el futuro porque “El encuentro provocaría una paradoja temporal, lo que produciriá una reacción en cadena que seguramente desarticularía el continuo espacio-tiempo y destruiría todo el universo”.

¿Qué otra lección de Marty, o de la película, recuerdas?