Las 10 mejores películas de terror de todos los tiempos

¿Cuál quitarías/pondrías de nuestro decálogo?

las mejores películas de terror
Foto: Youtube nightmaretown17

Fue difícil, pero aquí van las mejores películas de terror de todos los tiempos

Escoger solo 10 para un listado de las mejores películas de terror de todos los tiempos fue una labor realmente difícil y seguramente no todos quedarán contentos, así que se aceptan sugerencias.

Un primer requisito fue que se tratara de cintas que aún puedes encontrar en algún servicio de streaming, en los canales de televisión de paga y hasta en los de TV abierta… el otro, ¡que fueran realmente escalofriantes! y no los churros que cada temporada octubre-noviembre llegan a las salas de cine.

Por acá puedes leer otras recomendaciones menos clásicas y más actuales.

Sin más preámbulos, les dejamos nuestra lista de las mejores películas de terror de todos los tiempos:

Pesadilla en la calle del infierno

Nightmare on Elm Street, 1984

«Uno, dos, viene por ti; tres, cuatro, cierra la puerta»… esa escalofriante letra cantada por niñas mientras saltaban la cuerda ha de ser uno de nuestros peores recuerdos. Quizá lo más tétrico de esta película (con efectos muy ochenteros) sea que el villano —el horrible Freddy Krueger— atacaba a las víctimas mientras dormían.

El conjuro

The Conjunring, 2013

Basada en la historia real de Ed y Lorraine Warren, un matrimonio dedicado a estudiar fenómenos paranormales, esta cinta narra lo que encontraron en una casa en Harrisville, que aparentemente estaba poseída por alguna fuerza oscura que empieza a agredir a los habitantes y a persuadirlos de cometer actos diabólicos. ¿Verdad que aún tiemblas cuando el reloj de tu casa marca las 3:07?

Eso

It, 1990

Muchos de nosotros le tenemos miedo (pavor) a los payasos gracias a esta adaptación de uno de los libros más aterradores de Stephen King. Personalmente, creo que la versión de 2017 es mejor y se apega más fielmente a la novela (además de que la época permite mayores licencias), pero el clásico de los 90 fue suficiente para que varios le huyeramos a las regaderas y las alcantarillas, además de ponernos al temblar con la frase «todos flotan».

El sexto sentido

The sixth sense, 1999

El final es uno de los mejores giros de tuerca que nos ha dado Hollywood y también tiene grandes actuaciones, a cargo de Tony Collette y Haley Joel Osment… ¡vaya, hasta casi se la creemos a Bruce Willis! Todos los hilos están bien atados para que no te des cuenta de lo que pasa en realidad y tiene un par de escenas que te ponen la piel chinita, sin necesidad del exceso de maquillaje ni de sangre.

Juegos diabólicos

Poltergeist, 1982

Comencemos por decir que la historia es tan buena, que hasta inspiró un (desastroso) remake en 2015. La dulce y pequeña Caroline es abducida por los entes que viven en la televisión y, mientras luchan por recuperarla, sus padres descubren que la casa que habitan fue construida sobre un cementerio indio y empiezan a ocurrir fenómenos paranormales que te mantendrán al borde del asiento.

La profecía

The Omen, 1976

Por alguna razón, las películas que implican religión son las más escalofriantes y ésta, donde somos testigos del nacimiento y la infancia del mismísimo hijo de Satanás, lo comprueba. La música sacra tiene algo de perturbador, la mirada del niño (Demian) es muy difícil de igualar (incluso para el bastante pobre remake de 2006) y las escenas de suicidios, asesinatos y horribles hallazgos son suficientes para que no quieras verla sin compañía… no lo hagas, de verdad.

Psicosis

Psycho, 1960

No hay más que decir sobre este clásico de clásicos del gran amo del suspenso, Alfred Hitchcock, cuya memorable escena de la ducha es todo un referente y ha sido múltiplemente parodiada. Tuvo un paupérrimo remake en 2008, que ni el célebre Gus van Sant pudo salvar (yo creo que fue la selección de actor principal… ¿Vince Vaughn?… ¡¿en serio?!). La serie Bates Motel le hace un poco más de justicia, con un protagonista espléndido como Freddie Highmore, y nos ayuda a entender el origen de tan retorcido complejo de Edipo. Mención especial para la escena final, nadie supera ese gesto de Anthony Perkins.

El resplandor

The shining, 1980

¿Será la cara demencial de Jack Nicholson, las escenas escalofriantes que involucran niños, la novela de Stephen King que la inspiró o la magistral mente de Stanley Kubrick detrás de todo eso? Lo cierto es que esta cinta, de casi 40 años de antigüedad, sigue vigente y reta a las nuevas generaciones. Un hombre, su esposa y su hijo único se mudan a un hotel que resulta estar embrujado y el protagonista va perdiendo la razón hasta querer asesinarlos a todos. La música, las actuaciones y los movimientos de cámara la vuelven una de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

El exorcista

The exorcist, 1976

En la antesala de este conteo de las mejores películas de terror de todos los tiempos no podía estar otra que la historia de Regan MacNeil y su terrible posesión diabólica. Los efectos especiales fueron totalmente revolucionarios para la época y aún ahora resultan efectivos (como las máscaras que aparecen cada tanto para jugar con nuestras mentes). Alrededor de la filmación se generaron un montón de mitos, como que se aparecía un fantasma o que cosas raras pasaban en el set. La música que se queda grabada en la mente, el increíble maquillaje de la joven Linda Blair, de apenas 15 años entonces, y su apabullante actuación son las cerezas del pastel que hacen de esta película una de las mejor logradas en el género.

La semilla del diablo

The Rosemary’s baby, 1968

Ninguna película hecha hasta ahora se compara con ésta, considerada la mejor de todos los tiempos y con una calificación perfecta (100) de la crítica en el portal Rotten Tomatoes. Roman Polansky hizo una brillante adaptación de la novela de Ira Levin sobre la concepción del anticristo y de cómo el esposo de la protagonista la engaña para que el mismísimo Satanás la viole y todo para ascender en su carrera como actor mediante su adhesión a un grupo de culto satánico, conformado mayoritariamente por ancianos. Sin efectos especiales ni sangre, no son necesarios ante el poder del guion y de las actuaciones, esta película logra tenerte expectante tratando de averiguar cuál es la verdad.

Esta cinta inició el mito de la maldición del edificio Dakota, donde fue asesinado Jon Lennon y que guarda un halo de misterio, y nos hace testigos del camino de la joven madre hasta descubrir la naturaleza de su estado.