Las claves de ‘Birdman’

Aquí, las influencias de Iñárritu para su multipremiada obra

20th Century FoxMichael Keaton as “Riggan” in BIRDMAN. Photo by Atsushi Nishijima. Copyright © 2014 Twentieth Century Fox.

La ganadora del Oscar 2015 por mejor película es una mezcla de diversas referencias y diálogos con otras películas. Por supuesto, mientras mejor sea una película (y sin duda ésta lo es), más “influencias” se podrán encontrar. Veamos algunas. 

Raymond Carver

Este escritor estadounidense es un héroe literario de muchos fanáticos del cine. Sobre todo a partir de la película Short cuts (1993), que fue titulada en México Vidas cruzadas, una colección de cuentos de Carver ambientados en Los Ángeles, bajo la dirección de Robert Altman.

Alejandro González Iñárritu es también un seguidor del escritor. En Birdman, el personaje de Michael Keaton intenta poner en escena una versión teatral del relato “De qué hablamos cuando hablamos de amor”, de Carver. El cuento narra la historia de dos parejas de casados que se encuentran bebiendo ginebra en la cocina. Discuten sobre el amor verdadero y los vapores del alcohol los llevan a hacer confesiones cada vez más calientes, hasta que se ven envueltos en situaciones extremas.

Un dato curioso: las primeras películas del “Negro” Iñárritu, Amores perros, Babel y 21 gramos, todas con guión de Guillermo Arriaga, fueron criticadas en su momento por usar un recurso demasiado parecido a Short cuts, en las historias entrecruzadas de personajes y situaciones, un tipo de relato que ha sido llamado “hyperlink movies”, al cual también pertenece Pulp Fiction (1994).

Para quienes creyeron que el director mexicano copiaba a Carver, aquí está su homenaje en grande al escritor, fallecido a los 50 años en 1988.

Elvis Presley

Los guionistas argentinos de Birdman, Armando Bo y Nicolás Giacobone, son primos. Los dos son nietos de Armando Bo, un productor de películas que en los años 50 lanzó a la fama a la actriz Isabel Sarli, una bomba sexual que fue la primera en lucir sus sensuales senos en la pantalla grande sudamericana.

Estos primos realizaron su primera película, El último Elvis (2012), con producción de González Iñárritu, dirigida por Bo y con argumento de Giacobone. Cuenta la historia de un imitador de Elvis Presley en decadencia, quien tiene problemas para conectar emocionalmente con su hija de 10 años de la que se distanció a causa de su divorcio. Mientras, el hombre planea un regreso en grande a los escenarios… ¿suena familiar? La película arranca con un plano secuencia. La cámara sube unas escaleras, descubre al personaje entre bambalinas lo sigue en una toma continua durante una presentación imitando a Elvis en una boda.

Los guionistas se convirtieron en colaboradores de González Iñárritu a partir de Biutiful (2010), el cuarto largometraje del realizador. Según comentó Giacobone, cuando Iñárritu los llamó para escribir Birdman tenía un solo punto de partida: quería hacer una comedia en plano secuencia que iniciara con un hombre en calzones en plena levitación Zen. Ambos colaboran ahora en la serie de TV “The one percent”. El “Negro” dirigirá los dos primeros capítulos y dejará a los primos a cargo de los siguientes ocho episodios.

Hollywood

Birdman tiene como uno de sus temas el conflicto entre películas “serias” y “comerciales”, pero es además una muestra de lo “llevado” que es González Iñárritu con sus colegas de Hollywood. Las bromas incluyen a George Clooney, al que define como un “mentón parlante”, las comedias de Goldie Hawn o la referencia a Robert Downey Jr. y su personaje de Iron Man como el “hombre de hojalata”. El actor que personifica al héroe de Marvel en la vida real vivió una situación parecida a la del personaje de ficción en Birdman, cuando se encontraba en total decadencia, entre episodios de drogas y cárcel. La película se presenta como una ironía, una mezcla entre parodia y homenaje, en torno a las películas sobre héroes de cómics, que se han convertido en parte del Hollywood serio.

El personaje de Batman, interpretado en la vida real por Michael Keaton en 1989, fue el primero en romper con el carácter infantil de los superhéroes y en presentar en el cine a los personajes de cómic con conflictos adultos. Paradójicamente, el personaje “real” de Birdman también tiene superpoderes: Vuela y puede mover objetos a distancia.

Birdman

El personaje del hombre pájaro es uno de los superhéroes creados por Marvel Comics en la serie de villanos animales. Reapareció como un héroe y tuvo una serie animada propia como protagonista entre 1967 y 1967, con producción de Hannah y Barbera. No fue muy brillante. A mediados de los años 80 se integra a los Súper amigos, también conocida como Los guardianes de la galaxia. Tal como le ocurre al personaje de la película, el Birdman del cómic está en un plano secundario frente a sus colegas famosos como Batman, Superman o Mujer Maravilla.

El héroe emplumado ya no entraría en la serie reelaborada por Cartoon Network en 2001, con el título de La Liga de la Justicia. Pero Birdman tendría su propio programa, una parodia a sí mismo que lo muestra cómo un héroe fracasado que intenta rehacer su vida convertido en un abogado transa llamado Harvey Birdman, que defiende a los personajes de caricatura sorprendidos en actos de dudosa moralidad. Defendió a Pedro Picapiedra convertido en un mafioso y a Shaggy y a Scooby-Doo, presos por posesión de marihuana.

La soga

El clásico de Alfred Hitchcock La soga (1948) es el antecedente obligado cuando se habla de una película en plano secuencia. Toda la película está filmada en sólo siete tomas que se combinan para dar la ilusión de una secuencia continua. Se trata originalmente de una obra de teatro del inglés Patrick Hamilton. En su versión fílmica, Hitchcock sube la cámara al escenario y la mueve entre los actores y por todos los puntos imaginables de los decorados. Durante décadas fue considerada como un “fracaso” del mago del suspenso, hasta que fue recuperada en una copia nueva en los años 80, dentro de un ciclo formado por sus películas más audaces en términos visuales, como La ventana indiscreta (1954), Con M de muerte (1954) y su única comedia, El tercer tiro (1955), cintas que hasta entonces sólo eran un recuerdo en los libros de historia. La película cautivó a las nuevas generaciones, entre ellos a los cineastas mexicanos que empezarían a filmar en los años 90.

El argumento consigue cargar de suspenso a la historia por el uso del tiempo real, sin la aceleración y retardo del tiempo que eran los recursos más típicamente hitchcockianos para generar tensión en el relato. Dos estudiantes universitarios matan a otro para demostrar que son intelectualmente superiores. A lo largo de una velada, que se desarrolla como una larga escena continua, el profesor universitario interpretado por Jimmy Stewart deberá desentrañar el misterio y desenmascarar a los asesinos. 

Teatro

El teatro donde ocurre la acción de Birdman es el St. James, uno de los más antiguos de Nueva York, y que según se dice en la película, albergó a Marlon Brando y a Jason Robbards. Está ubicado en Manhattan y se lo considera parte del circuito de Broadway, aunque está lejos de esa calle. La película utiliza el subgénero llamado “backstage movies”, en las que se narra el proceso de puesta en escena de una obra. Durante décadas, todas las comedias musicales de Hollywood tenían un argumento casi único: el montaje de una obra en Broadway, con las historias personales, los amores y los conflictos entre los actores. La obra en cuestión sufría mil obstáculos, mientras los conflictos se desarrollaban para terminar en un estreno exitoso que acompañaba al final feliz. Birdman juega con esta referencia, pero le da la vuelta.

El género de las películas de teatro tiene algunos de sus puntos altos con Después del ensayo (1984), de Ingmar Bergman. Otra es Shakespeare enamorado (1998), en la que el bardo inglés construía ante los ojos de los espectadores su tragedia más famosa, mientras que en el caso de En busca de Ricardo III (1996) de Al Pacino mezclaba ficción, documental y obra teatral. 

¿Qué otras influencias evidentes identificaste en Birdman?

También checa:

– El cine de Wes Anderson
– 10 momentos gloriosos de Lubezki
– Antonio Sánchez, el genio detrás de ‘Birdman’