Por Alejandro Alemán

Más que una cinta, Las buenas hierbas
es una fábula neo hippie zapatista que se desarrolla en el mero
corazón de Coyoacán.
Dalia  (Úrsula Pruneda), treintañera y
madre soltera, vive en un bonito pero modesto departamento (con muebles
de madera y adornos de papel, faltaba más) junto con su hijo Cosmo;
trabaja (es un decir) en una radio comunitaria donde otros "jóvenes"
como ella denuncian los grandes abusos del poder mediante sendas peticiones
como "recuperemos el nopal de nuestro escudo nacional…lo andan mutilando
en la papelería oficial del gobierno" (sic).

La vida tranquila y apacible de Dalia
cambia radicalmente cuando a su madre (interpretada por Ofelia Medina,
para hacer redondo el cliché) le diagnostican Alzheimer prematuro.
Su madre, por supuesto, es maestra en la UNAM.

Así es, Las
Buenas Hierbas
es una feria de clichés, aunque con buenas intenciones.

La fotografía, la música y el ambiente general de la cinta evocan
a la misma sensación de cuando tu abuelo (el más viejo y experimentado)
te cuenta una anécdota al calor de un buen té. Su historia podrá
tener 20 agujeros en la trama, pero te quedas escuchando porque lo respetas,
aún cuando la mitad de lo que te platica sea dudoso e inverosímil.

María Novaro, responsable de esta
cinta, es una de las pioneras de la dirección de cine en México. Su
ópera prima Lola (1989) era un poderoso retrato de una madre
soltera que se debatía entre su adolescencia perdida y el cuidado de
su pequeña hija. Su segunda cinta, Danzón (1991) es una road
movie
donde una mujer madura va en busca de su desaparecida pareja
de baile sólo para descubrir un poco de su libertad negada con los
años.

Ahora, Novaro habla sobre la vejez,
sobre nuestros padres y sobre el cambio de papeles que hace necesario
que seamos ahora nosotros los que cuidemos de ellos en sus últimos
días.

Novaro entonces cierra el círculo
de su temática cinematográfica, pero si bien antes no dudaba en ser
directa en sus imágenes, árida en su tratamiento y audaz en sus argumentos,
ahora se ha tornado completamente inverosímil; se ve a una directora
más entregada a retratar ese mundo idílico de la militancia y la conciencia
social, y menos dedicada a contar una historia real.

Las Buenas hierbas salva un poco
el momento con la actuación de una siempre profesional e intensa Ofelia
Medina (que entrega la mejor secuencia de la cinta, una donde se refleja
el verdadero terror de tener un familiar con Azlheimer) y de su coestrella,
Úrsula Pruneda a quien le sobra carisma como para enamorar a la cámara.

Con muchos premios a cuestas -varios
de ellos ganados en el pasado Festival de Cine de Guadalajara- Las
buenas hierbas
en todo caso apunta a público maduro que guste de
aquellas historias donde invariablemente "todo tiempo pasado fue mejor"

y todo futuro, inevitable. 

 

País: México
Reparto: Úrsula Pruneda,Ofelia Medina,Ana Ofelia Murguía
Director: María Novaro
Género: Drama
Nombre Original:
Año: 2010
Estreno: 2010-08-13
Duración: 120
  Sitio Web