10 Razones que hacen de ‘Mad Max’ un clásico

¿Cuántos de estos elementos se mantendrán en la nueva entrega?

¿Mueres por verla?

Llega la nueva entrega de Mad Max, Furia en el Camino, la cuarta película de la serie que incluye Mad Max (1979); Mad Max, el guerrero de la carretera (1983), y Mad Max, más allá de la cúpula del trueno (1985). Nuevamente dirige el australiano George Miller, quien viene preparando esta película desde hace 25 años.

Estos son algunos de los elementos que convirtieron a la historia protagonizada por Mel Gibson en un clásico de la ciencia ficción futurista. ¿Cuáles se conservan y cuáles se cambiarán? 

1.- Persecuciones

En las películas de acción la secuencia de la persecución era el plato fuerte que se guardaba para el final de a historia. Pero en Mad Max la persecución estaba desde la primera secuencia y la trama era solamente el pretexto para poner toda clase de vehículos extravagantes a correr por carreteras solitarias del desierto de Australia. Desde los cómicos de la época muda, la persecución es cine en estado puro, y así lo entiende Miller. Casi no hay música y en las secuencias motorizadas el rugido de los motores es lo único que se escucha. Un antecedente de las persecuciones de Mad Max se encuentra en Bullit (1968), con Steve McQueen manejando un Mustang V8, con la pura música de los motores como banda sonora. 

Mad Max, Furia en el camino: Según Miller, las escenas de carreras son reales, sin efectos por computadora, y los créditos indican 90 stunts, con 6 cámaras Arri grabando en simultáneo. 

2.- Mel Gibson

Éste es el actor que prendió a las adolescentes de los años 80, con sus músculos, sus ojos azules y unos pantaloncitos apretados. Había nacido en EU, pero sus padres irlandeses se afincaron en Australia cuando él era niño. Interpreta a Max Rockatansky, un policía de un mundo post-apocalíptico al que los villanos punk-metaleros le matan su esposa e hijo. Se convierte en un loco justiciero apodado Mad Max que recorre las carreteras en su auto superpoderoso para cobrar venganza. Un personaje que ponía al día las historias de un Clint Eastwood en contexto futurista y que a partir de la segunda parte combatirá a diversas tribus de villanos en el desierto. Gibson alcanzó la fama y realizó la serie Arma Mortal, pero después se volvió un aburrido actor y director “serio”. Rechazó la propuesta de volver a encarnar el personaje que lo lanzó a la fama. 

Mad Max, Furia en el camino: No aparece Mel Gibson y el personaje es interpretado por Tom Hardy. 

3.- Cómic

El realizador George Miller fue pionero en llevar al cine la estética del cómic heredero de revistas como la francesa Metal Hurlant y su versión estadounidense, Heavy Metal. Historias que mezclaban violencia, fantasía y sexo con personajes cyber punk, chicas con poca ropa y héroes ultra violentos. La referencia a esas revistas viene desde el arte del título en la primera entrega, con las palabras “Mad Max” en piezas de metal y cruzado por relámpagos también metálicos. Los creadores de esa estética eran dibujantes como Moebius y Tanino Liberatore, que realizaron personajes delirantes y violentos en intrincados paisajes futuristas. Pero en el estilo de Mad Max también había rasgos del japonés Katsuhiro Otomo, con historias como Akira o Mother Sarah, con guerreros motorizados y paisajes desérticos. 

Mad Max, Furia en el camino: Otra vez el escenario es el desierto y la estética post punk, barroca, violenta y sobrecargada visualmente. 

4.- George Miller

El director de Mad Max es hijo de una familia griega. Su nombre real es George Miliotis y creció en un pueblo de 400 habitantes en medio del desierto australiano. Estudió medicina junto a su hermano gemelo, aunque se demoró en terminar la carrera por escaparse de clases para ir al cine. La leyenda cuenta que Miller trabajó en una sala de urgencias, donde sacó inspiración… de los heridos en accidentes de coches. Realizó un cortometraje experimental llamado Violencia en el Cine Parte I, que consistía en secuencias de muerte, mutilaciones y asesinatos. La intención era sólo aprender a rodar escenas de violencia, pero el corto llegó al Festival de Cannes, donde fue aclamado como vanguardista. Junto a su socio el productor Byron Kennedy reunió 350 mil dólares para empezar su primera película, Mad Max

Mad Max, Furia en el camino: Vuelve a dirigir George Miller, esta vez con un “budget” inicial de 150 millones verdes. 

5.- Ford Falcon XB

El auto familiar de la marca del óvalo azul tuvo una versión deportiva con carrocería diseñada en Australia, bajo la identificación XB. El coupé negro se convirtió en emblema de la película, convertido en el Interceptor que manejaba Mel Gibson. El volante estaba a la derecha, al estilo inglés, y tenía un motorsazo de 6.5 litros y 8 cilindros en V, al cual el mecánico de la policía le ponía un sistema turbo que se activaba con un comando. Esta cilindrada no es la más recomendable si la gasolina escasea en el planeta y si hay que acelerar por Anarchy Road. El mismo modelo vuelve a ponerse sobre la carretera en Mad Max 2. Aunque supuestamente el auto era destruido, llega de nuevo a la película de 2015, sólo que esta vez más destruido y más polvoriento. 

Mad Max, Furia en el camino: El Falcon XB coupé aparece brevemente como un (literal) auto-homenaje. 

­6.- Road Movie 

Las películas de carretera, en su versión de acción y violencia, son un claro antecedente de Mad Max. El rey absoluto en los 60 y 70 es Sam Pekinpah, con títulos como La huida (1972), otra vez con Steve McQueen. También hay un precedente en las llamadas “biker movie”, las películas de motociclistas que tuvieron su punto más alto con El salvaje (1953), en la que Marlon Brando era el líder de una pandilla de motociclistas revoltosos que llegan a asolar un pueblo idílico, tal como ocurre en la primera Mad Max. Otro punto alto es Easy Rider (1969), los hippies motorizados en Harley que huyen de la autoridad. Las motos obligatorias en el universo Mad Max son las Kawasakis 700cc o más. 

Mad Max, Furia en el camino: La historia narra el viaje por el desierto de Mad Max junto a la enigmática Imperator Furiosa, interpretada por Charlize Theron. 

7.- Villanos

En la primera parte el villano era el Jinete Nocturno (nigthrider) y Cortadedos (toecutter), los jefes de una banda de punks locos del camino que se dedicaban a atacar a las familias, violar mujeres y a robar lo que podían; después vino Waz, el jefe de una tribu de salvajes motorizados que luchan por gasolina en el desierto; más tarde aparece Tina Turner como la mujer que domina una ciudad de ladrones y esclavos. En la nueva versión se trata de Immortan Joe, quien usa una máscara que parece sacada de la portada de un disco de heavy metal. Este villano mantiene una sociedad en la que él domina como tirano, también con un domo, captura a Max y trata por todos los medios de secuestrar a sus acompañantes. 

Mad Max, Furia en el camino: Inmortan Joe, reúne los rasgos de los villanos anteriores. 

8.- Cine post apocalíptico

Mad Max está en la cumbre del género del fin del mundo después del desastre ecológico, nuclear o por invasión extraterrestre. Películas en las que los personajes recorren paisajes desolados y se enfrentan a pandillas de mutantes que tienen sólo dos cosas en mente: comida y sexo, a las que Miller agrega… ¡gasolina! Antes del estreno ya existían cintas como Omega Man (1971), sobre el último hombre sobre la tierra y su lucha contra mutantes; el primer El Planeta de los Simios (1968); Zardoz, en la que Sean Connery es el líder de una tribu de salvajes. En El niño y su perro (1975) Don Johnson era un adolescente que intentaba sobrevivir en un desierto post nuclear. En Damnation Alley (1977), basada en un novela de Roger Zelazny, un grupo de autos acorazados recorren un desierto también devastado por la guerra atómica. En Deathsport (1978), el desierto es ocupado por motociclistas mortales encabezados por David Carradine.

Mad Max, Furia en el camino: Esta vez hay que pelear no sólo por comida, sexo y gasolina, se suman agua y guapas esclavas. 

9.- Australia

No hay canguros ni koalas, pero la serie tiene diversas referencias a aquel país. El héroe asume los rasgos del pionero solitario, mientras que los villanos corresponden a la tradición narrativa de los jóvenes pandilleros, violentos y burlones, que se oponían a la autoridad australiana a fines del siglo XIX, los llamados “larrikin” en la cultura popular. La trilogía asume algunos elementos locales. En la segunda entrega aparecía un bumerang, pero también rasgos como el nomadismo del desierto y las carreteras en línea recta que no parecen conducir a ninguna parte, la población predominantemente masculina dentro de la épica de un país de inmigrantes y aventureros, y el uso del trabajo de presidiarios, lo que corresponde a la propia historia de Australia como antigua colonia penitenciaria. 

Mad Max, Furia en el camino: La película no pudo ser filmada totalmente en Australia porque a las continuas lluvias, se le agregaron interiores en Sudáfrica y exteriores en el desierto Namibia. 

10.- Chicas

Una historia excesivamente masculina, donde las mujeres son trofeos sexuales que los villanos se disputan. En este mundo las únicas mujeres que imponen su ley son tan malas como los hombres y se masculinizan. La esposa de Max era asesinada en la primera parte, y la única otra mujer era salvajemente violada por una banda de motociclistas, lo que generaba un mundo exclusivo de hombres. En la segunda casi no hay mujeres, salvo algunas guerreras vestidas como hombres, mientras que en Mad Max III la cantante Tina Turner es la Tía Entity. En la cuarta parte aparece Charlize Theron como una calva aventurera. Según ella, se le ocurrió cortarse en pelo porque en el desierto era imposible conservar el peinado igual entre una toma y otra. Algo que Miller aprobó. También aparece la hija de Lenny Kravitz, Zoe Kravitz. 

Mad Max, Furia en el camino: Al fin una héroe mujer. Charlize Theron aparece como Imperator Furiosa.

¿Ya mueres por verla?

También checa:

– Imperdibles del cine coreano
– Cine francés hiperviolento
– Lo mejor del cine de Kim Ki-Duk