Joyas del cine gótico que no te debes perder

Mansiones, fantasmas y personajes en conflicto

Los inocentes, joya del cine gótico

En reciente entrevista el director Guillermo del Toro comentó sobre su última película La cumbre escarlata: “ésta no es una película de terror, es una película sobre romance gótico. Hay una gran diferencia”.

El cine gótico, o de romance gótico, tiene elementos característicos: la protagonista, alguna chica afligida con algún conflicto; el protagonista masculino, también con algún pasado oscuro y, sobre todo, la mansión, el lugar en donde pasan las cosas, casas embrujadas, solitarias y lejos de las ciudades.  

En México tenemos el caso del director Carlos Enrique Taboada, en donde sus películas se pueden considerar como góticas, con la presencia de personajes femeninos fuertes, ambientadas en casonas antiguas y por supuesto con la aparición de fantasmas. Cintas como Hasta el viento tiene miedo, Más negro que la noche o El libro de piedra son ejemplo de éstas.

Veamos algunos clásicos del género:

The Innocents (1961)

Basada en el texto del escritor Henry James Otra vuelta de tuerca, es una de esas películas que perturban por las implicaciones psicológicas de la misma. Protagonizada por Deborah Kerr y Michael Redgrave, trata de la historia de una institutriz que tiene que ir a cuidar a unos niños en una mansión habitada por fantasmas y que se dice que los niños están poseídos por los mismos.

The Haunting (1963)

Otra historia de fantasmas en una mansión, en la cual un investigador paranormal, el Dr. Markway, intenta demostrar la existencia de fantasmas en la residencia Hill House. Para esta labor trabajan junto con él, Lucas, el escéptico del grupo y posible heredero de la casa, Teodora, clarividente, y Eleanor. Conforme pasa el tiempo se hace evidente la presencia de los espectros en la casa, se manifiesta en formas horribles y violentas. Posteriormente se hizo un remake con Liam Neeson y Catherine Zeta-Jones que no le fue muy bien con la crítica.

Jane Eyre (1911)

La clásica novela de Charlotte Brontë se ha representado en el cine múltiple veces, casi una por década y la más reciente versión interpretada por la misma actriz que aparece en La cumbre escarlata, Mia Wasikowska. La historia de trata de Eyre, quien huye de la mansión Thornfield, en donde trabajaba como institutriz para Edward Rochester, protagonizado por Michael Fassbender. Años después, Jane volverá a la mansión con Rochester, quien guarda un terrible secreto.

La caída de la casa Usher (1960)

Basada en el cuento del escritor gótico por excelencia Edgar Allan Poe, trata de la historia de Philip, quien visita a su prometida Madeline en la tenebrosa casa Usher. Ahí se enfrenta a la tormentosa vida de Roderick Usher, protagonizado por Vincent Price, hermano de Madeline, quien le informa que ella ha sufrido un ataque de catatonia. Roderick le cuenta a Philip sobre una extraña enfermedad que acosa a la familia que provoca todo eso. Un clásico del director y productor Roger Corman.

Rebecca (1940)

Otra cinta de Alfred Hitchcock basada en el texto de Daphne du Maurier, trata sobre la historia de Maxim de Winter (Laurence Olivier) quien sigue alterado por la muerte de su primera esposa Rebecca. Posteriormente, se enamora de nuevo y se vuelve a casar, pero la segunda esposa de Winter descubre que Rebecca todavía tiene una fuerte influencia en toda la casa, en especial con la señora Danvers, ama de llaves, quien comienza a dirigir a la joven esposa a la locura.

¿Qué otras cintas de cine gótico recomiendas?

También checa:

Películas para ver el día de brujas
– Imperdibles del cine coreano
– Cine francés hiperviolento
– El cine de Wes Anderson