Por Eric Orlando Jiménez Rosas

La historia se centra en cuatro momentos de la vida de Isabelle (Marine Vacth), una adolescente de 17 años, iniciando con el verano y seguidos del otoño, invierno y primavera. Durante el transcurso de estos momentos, Isabelle experimenta el despertar sexual, se construye una doble vida como estudiante de letras y prostituta, simpatiza con un cliente anciano, se involucra en problemas familiares y con la policía cuando se descubre su vida paralela, inicia un proceso de cambio con la finalidad de adoptar una vida más convencional, y se detiene para retomar un nuevo rumbo en su vida, aunque no es muy claro hacia dónde irá.

La película de François Ozon pone a prueba, de una forma elegante y un tanto sádica, la tolerancia a la frustración del espectador. Isabelle parece tener un hogar y familia estables, afecto, holgura económica, padres educados, un hermano comprensivo, acceso a una educación universitaria, amigas y vacaciones. Al notar todo esto, es inevitable que el espectador se formule constantemente preguntas: ¿Por qué? ¿Por qué se prostituye? ¿Por qué lo hace? Y el desafío que plantea la película es soportar la ausencia de una respuesta clara, concreta, contundente.

Durante toda la historia de principio a fin, se mantiene este desafío. Cuando la madre de Isabelle descubre su doble vida, le pregunta directamente ¿por qué?, y la frustración de la madre, al igual que la del espectador, incrementa al no obtenerse una respuesta, y se desahoga tirando golpes a su hija, los cuales no le arrancan respuesta alguna.

La película intercala secuencias que desconciertan por lo contradicción que parecen revelar al mostrarse una tras otra. Primeramente, vemos a Isabelle recitando en la universidad un poema de Rimbaud, y casi enseguida la vemos teniendo relaciones sexuales con un extraño. La vemos cobrándole a un cliente y después la vemos platicando afectuosamente con su hermano. La vemos quitándose la ropa en un hotel y posteriormente comiendo en familia.

El desconcierto que envuelve a la película es constante. Es sordo y sutil, pero a la vez potente. Y se acentúa por un velo de indiferencia que parece llevar todo el tiempo Isabelle. Se nos muestra a una niña hermosa, menuda, pero indiferente a todo. Aunque guarda sus ganancias, no parece importarle mucho en qué las gastará. No parece importarle tampoco que sus padres, hermano y amigos se hayan enterado de su vida oculta. Las relaciones sexuales parece experimentarlas casi sin placer, sin emoción.

La película de Ozon es un testimonio particular acerca de la adolescencia, acerca de adolecer de las emociones congruentes con los actos propios, con el entorno y con los valores sociales. Es una película sobre el desafío que se hace una adolescente a ella misma y a sus allegados, con la finalidad de sentir, de combatir la apatía y el desinterés a través de la sexualidad.

País: Francia
Reparto: Charlotte Rampling,Frédéric Pierrot,Géraldine Pailhas
Director: François Ozon
Género: Drama
Nombre Original: Jeune & jolie
Año: 2013
Estreno: 2014-06-19
Duración: 90
  Sitio Web