Imperdibles del Festival de Cine Judío

¡Shalom, cinéfilos!

Festival Internacional de Cine Judío
Cuando escuchas cine judío ¿qué tipo de película crees que verás? Para quitarte el prejuicio (si lo tienes) o para descubrir propuestas novedosas del séptimo arte, llega la 13 edición del Festival Internacional de Cine Judío en México del 12 de enero al 13 de febrero en Cinépolis, y te dejamos con las tres películas que debes ver (para ver los horarios da clic aquí)

El Jucio de Vivian Amsalem

En Israel no existe la figura del matrimonio civil y por tanto el divorcio civil es inexistente. Sólo los rabinos están autorizados para legitimar un matrimonio o su disolución, pero ésta sólo es permitida con el consentimiento absoluto del esposo, quien tiene más poder sobre esta situación que los propios jueces.
 
Vivian Amsalem ha venido apelando por su divorcio durante tres años. Pero su esposo, Elisha no está de acuerdo. Su intransigencia, la determinación de Vivian de pelear por su libertad y el ambiguo rol de los jueces, dan forma a un juicio trágico que va de la mano con lo absurdo.

Mi socia, mi enemiga

En medio del panorama político entre israelí- palestina, dos mujeres, una israelí y otra palestina, intentan los imposible: construir un negocio juntas.
 
Luchan contra la presión social y familiar; la oposición a la normalidad, el chauvinismo y una industria dominada por la figura del macho se hacen presentes, ante la combinación de esfuerzos por crear una empresa logística que ayude a los comerciantes palestinos a navegar todos los días entre los absurdos del control israelí en la “Ribera Occidental.”
 
Sin embargo, mientras ellas tratan de ayudar a sus clientes a sortear los obstáculos de la ocupación israelí, la división entre ellas, amenaza con resquebrajar su sociedad. ¿Podrá el vínculo entre ellas vencer lo imposible?

Intersex

Suzan nació con genitales masculinos y femeninos. A los cinco meses, sus padres decidieron hacerle una cirugía para asignarle el género femenino. Cuando Suzan busca gente como ella (intersexual), establece una relación con Ofer, un intersexual de 33 años nacido en España y procedente de una familia judía religiosa.
 
Los padres de Ofer, a diferencia de los padres de Suzan, se niegan a la cirugía de su hijo, dejando que él decida al ver su igualdad de sexos. Ellos lo aceptaron así desde su nacimiento, lo cual generó un gran impacto en la percepción de sí mismo.