Hormigas


Them!

Un clásico de los años 50. Una de las películas que surgieron después de la
Segunda Guerra Mundial y la paranoia de la Guerra Fría. Un grupo de hormigas
crecen drásticamente gracias a la radioactividad y comienzan a cazar seres
humanos. Pero lo interesante es la narrativa de la cinta: la primera mitad de
la película nunca sabes quién es el culpable de múltiples destrucciones o
asesinatos. Es un misterio que se resuelve poco a poco y con muchas claves. Es
como ver Tiburón (o jugar Clue), pero
de calidad más chafa.

Lo jocoso:

Que estos insectos no son
malos por naturaleza, de hecho lo único que quieren es algo dulce en su vida, y
no es una metáfora; su misión en la vida es comer sacos de azúcar.

Lo ridículo:
El bizarro y ululante
chillido que emiten las hormigas gigantes.

Cómo
lo matas:
El viejo y querido lanzallamas.