Garden State

Aaaay dolor

Garden STate

¿Por qué lloramos con ella?
Porque duele que los detalles más insignificantes de la vida, pueden ser trascendentales si tenemos una pareja a nuestro lado. Y no importa si la hemos conocido desde hace años, o sólo de unas horas. Esta historia de amor, aunque peca de ser muy perfecta, es como la fantasía sentimental de cualquier adulto contemporáneo: conocer al “amor de tu vida” gracias a una canción, y que después de convivir durante un fin de semana, simplemente sabes que no quieres pasar ni un momento de tu vida sin él o ella.

Cuando estás con el corazón destrozado, este tipo de historias de amor, ya se han vendido al diablo. Y lastima, re quete harto. Si no la has visto. Réntala ahora. Ahora.

El momento en que se nos parte el corazón:
La escena de la bañera: justo después de que Zach Braff cuenta una anécdota en la cual define lo que es para él el amor, Natalie inmediatamente lo abraza, de tal forma que le roba el mugre aliento. Así los dos juntos, en un lugar y posición incómoda, se dan cuenta que el amor existe entre ellos. Cursi… no; romántico, sí.

La frase para desangrarnos:
«Así es la vida. Es real, y muchas veces duele como la fregada, pero es todo lo que tenemos.»

La canción para tu funeral:

Es difícil con tan buen OST de esta movie, pero nos vamos con "Such Great Hights", versión acústica (uuuuf) de Iron & Wine.