Por Alejandro Alemán

No
es la primera vez que vemos una cinta sobre familias disfuncionales, no
es la primera vez que un cineasta aborda el desamparo urbano; la gran
diferencia con Fish Tank (2009, Andrea Arnold) es
la solidez de su guión, la fortaleza de su personaje principal, y en
general una puesta en escena que nunca se decanta por el regodeo en la
miseria y el dolor, optando mejor por la vía de exponer a su personaje
desde un punto de vista subjetivo
, sin tremendismos, sin juicios, sin
caer nunca en la cursilería ni en la lágrima barata.

Aquí
el dolor no es un show, bello y explotable; es una circunstancia de la
cual se debe poder escapar, de una u otra manera. En Fish Tank, todos los personajes son seres humanos bidimensionales, complejos, capaces de virtud, amor, mezquindad o debilidad.

Mia
es un vivo ejemplo de ello: violenta, indisciplinada, agresiva,
contestataria, mal hablada, pesimista y autodestructiva, pero también
con una fortaleza digna de un luchador. Sobreviviente de una familia de
infierno, con padre ausente y madre alcohólica, misma que no tiene duda
en recordarle a su hija lo cerca que estuvo de abortar cuando estuvo
embarazada de ella.

La
pequeña hermana menor de Mia es una suerte de calca de su propia madre.
Ambas se gritan, se insultan, pelean, son dos enemigas encerradas en la
misma cárcel: su cuarto, donde deben quedarse mientras la madre hace
tremendas fiestas en el piso de abajo, en una casa en la que siempre
circula el alcohol y pocas veces se ve limpieza.

La
única vía de escape de Mia es su obsesión por el baile, el hip-hop con
sus letras tan incendiarias y violentas como la propia Mia. Pero pronto
se abriría una vía de escape más: el nuevo ligue de mamá,
un joven
apuesto llamado Connor que hace lo que nunca nadie: escucha.

Connor
asume el papel de padre y comienza a unir los pedazos de lo que alguna
vez fue una familia. Mia reconoce en Connor a alguien con quien puede
hablar y compartir. Dos escenas nos hacen dudar de los sentimientos
entre ambos, una cuando él la carga en sus hombros, luego de que ella se
lastima el pie; y la otra cuando ella cae dormida y él la lleva,
amorosamente, a su cuarto para que duerma bien.

Todo
suma en esta película, desde la magnífica construcción de sus
personajes, un guión bien definido y armado por la misma directora, y
una asombrosa interpretación de la debutante y actriz
no profesional
Katie Jarvis, quien fue hallada por la directora de casting en una
estación de tren, mientras la adolescente peleaba a gritos con su novio.

La
otra clave de la cinta es Michael Fassbender en el papel de Connor,
demostrando que lo suyo no sólo es la osadía física (Hunger, 2008), sino
que también sabe desenvolverse en los recovecos de la sutileza que el
papel demanda.

A pesar de las muchas conexiones con cintas como An Education (Scherfig, 2009), Fish Tank nunca
pretende dar lecciones de vida, y por supuesto no conoce el optimismo,
aunque si sabe sobre esperanza. La pecera del título no es más que la
vida de estos personajes en constante guerra, donde uno de ellos se
aferra a escapar, aunque al intentarlo se quede sin aire, como pez a la
orilla de un río. 

País: Reino Unido
Reparto: Michael Fassbender,Harry Treadaway,Kierston Wareing
Director: Andrea Arnold
Género: Drama
Nombre Original:
Año: 2010
Estreno: 2011-01-14
Duración: 122
  Sitio Web