Filmografía de los Beatles como directores

Los Fab Four
Imagen: ShutterstockGeorge Harrison, John Lennon, Paul McCartney y Ringo Starr

Siempre que pensamos en los Beatles lo primero que nos viene a la mente son sus canciones, pero no deja de ser interesante explorar lo que hicieron en otras áreas. Por ejemplo, en el mundo del cine ganaron un Oscar en la categoría de Mejor música original, por el documental Let it be, pero también tienen créditos como actores, guionistas, e inclusive como directores, y es justamente esta última faceta la que vamos a explorar aquí.

George Harrison, Paul McCartney, Ringo Starr y John Lennon – Magical Mystery Tour (1967): Se trata de una comedia musical que se le ocurrió a Paul McCartney, en la que el cuarteto va en un autobús en un viaje con tintes surrealistas, con números musicales llenos de color. Al ser una producción para televisión, duró poco menos de una hora, y no tuvo muchas oportunidades de verse en la pantalla grande al no ser bien recibida por la crítica de aquella época; sin embargo, al ver este audiovisual es innegable ver que se trata de un ejercicio lleno de imaginación y colores, con una producción envidiable y una composición bastante cuidada en muchos de sus planos, además cumple su premisa porque resulta bastante divertida. 

Ringo Starr – Born to Boogie (1972): El 18 de marzo de 1972 T.Rex tuvo dos conciertos en los que se agotaron las entradas. El baterista estuvo en el concierto – asimismo Elton John – y aprovechó para hacer un documental que muestra Marc Bolan, líder de la banda, en uno de los puntos más altos de su carrera. Ringo tomó los cargos de director y cinematógrafo, este último bajo el nombre de Richard Starkey, mismo alias que usó en Magical Mystery Tour y del que parece recuperó ciertos elementos, como se puede ver en la secuencia en que un grupo de monjas y la banda disfrutan una taza de té y un bocadillo en un parque. En 2003, Ringo Starr se dejó llevar por la vanidad e hizo el documental Ringo Rama sobre su álbum homónimo, pero está muy lejos de llegarle a Born to Boogie, una de las mejores películas que haya hecho uno de los “Fab Four”. 

John Lennon – Largometrajes: Yoko tuvo un gran impacto en la vida del cantautor (tanto que éste cambió su nombre a John Winston Ono Lennon) y gracias a ella su desempeño como director fue el más prolífico. La mitad de los proyectos Lennon-Ono son en gran medida poco atractivos por su estética y temática, basta ver – o no – los cortometrajes Two Virgins (1968) y Erection (1971) o su tediosa película Up Your Legs Forever (1971), donde a lo largo de 70 minutos básicamente vemos 367 piernas en un movimiento de cámara que va de los pies hasta los muslos.

Entre los trabajos interesantes se encuentra Rape (1969), con una estética pobre pero con un planteamiento sobre la invasión de la intimidad y el hostigamiento. Imagine (1972) es una producción íntima mitad ficción y mitad realidad con música de los álbumes Fly de ella e Imagine de él (de aquí se desprende el videoclip del mismo nombre). Pero si hay una cinta de ellos que de verdad vale la pena ver es Bed Peace, de 1969, año en que John y Yoko, durante su luna de miel, se encerraron en la suite presidencial del hotel Hilton Amsterdam e invitaron a prensa de todo el mundo para hablar de la paz durante 12 horas diarias (por aquellos años seguía la guerra de Vietnam); además, incluye obviamente un par de interpretaciones memorables de temas de ambos.

Paul McCartney – My Valentine (2012): Pasó mucho tiempo para que Paul McCartney volviera a llevar las riendas de un audiovisaul, 45 años para ser exactos, y si bien no fue una película, hizo dos videoclips para su canción “My valentine”, que fue parte de su decimoquinto disco solista Kisses On The Bottom. Las dos versiones son muy sencillas, la fotografía es en blanco y negro, con Natalie Portman y Johnny Depp sentados frente a la cámara e interpretando la letra en lenguaje de señas.