FICM en el DF: Críticas: Yo también

3/5

Dirs: Antonio Naharro, Álvaro Pastor

– Quiero estar contigo
– ¿Por qué?
– Porque me haces sentir una persona normal
– Qué empeño con eso, y por qué quieres ser una persona normal.

Daniel no puede contesta y las lágrimas lo invaden, porque larespuesta es sencilla: para el “la normalidad” significa obtener el amor deLaura y la aceptación de una sociedad que lo limita en un aspecto carnal ysentimental.

Daniel es un hombre con Síndrome de Down.

Yo también, no es una cinta melosa que se preste a discusiones morales osociales, es una historia que va más allá de la relación entre parejas predestinadas al fracaso;es una película que habla sobre el amor en diferentes estratos: familia, amigosy al arte. Es una cinta emotiva desde el origen de la premisa, pero que jamáspeca de inocente.

Al contrario, los directores/guionistas Álvaro Pastor y Gustavo Naharro, dotanal personaje de Daniel de una madurez cardiaca como psicológica; no pornada –tanto en la vida real, como en la cinta– es el primer europeo con Síndromede Down que logra obtener una licenciatura universitaria. Este título le otorgala oportunidad de trabajar en una oficina del gobierno, y ahí conoce a Laura. Daniel no se enamora de ella al primer instante, el proceso es paulatino y bienlogrado: la relación entre ambos se basa en la simple idea de que se aceptancomo son. Los dos tienen carencias, los dos están solos.

Lentamente esta relación nos atrapa por la sutileza del guión, y la comicidad ácidade diálogos, pero sobre todo por las actuaciones. Hay empatía, una comunicaciónno verbal que los protagonistas logran transmitir. Daniel nos conmueve no porsu enfermedad, ni tampoco por lástima… se gana nuestro respeto por su actitud yhonestidad: está atrapado en el mundo. No tiene identidad, su inteligencialimitada o superior –depende con quién se le compare– lo humilla. Por su parteLaura (Lola Dueñas) es convincente sin caer en adjetivos que puedan moldear sucarácter. Es una veleta que encuentra la calma a lado de Daniel. Esta calmarecae en la que es tal vez, la única acción decente y premeditada que ha hechoen su vida: sabe de antemano que no lo quiere lastimar.

Con un par de actuaciones conmovedoras, y una dirección que no plantea problemáticasni soluciones, Yo también demuestra que el afecto se basa en entender lasnecesidades de la persona amada, y no en el número de cromosomas.

 

HORARIOS

28277Banner Cinepolis
Banner Cinepolis