FICM 2010: Críticas: Coach

Lo bueno, malo y feo de las cintas

COACH

2/5

Nick Scanlon vive en Manhattan. Desempleado y proclive a la vida nocturna, es abandonado por su novia y hecho a un lado por sus amigos, más maduros que él. Ante esta situación, Nick decide hacer algo de su vida, y es así como consigue un trabajo como entrenador de futbol en unaescuela del barrio y conoce a Gabrielle, una hermosa doctora que trabaja en un hospital cercano. A pesar de algunos tropiezos a lo largo del camino, Nick se acercará poco a poco a un estilo de vida que no creía posible.

LO QUE NOS GUSTÓ:

Historia infantil: Algo tienen los niños que muchas veces hacen una peli entrañable…o un bodrio. Aquí es el primero de los casos. El equipo infantil de futbol,tiene al menos cinco personajes que hacen que el film sea bastante divertido:el niño gordo, el enamoradizo que tiene "problemas" en el campo de juego porestar a lado de la chica que le gusta, un chavillo afroamericano que es un DonJuan Región 4, y claro, el talentoso pero engreído crack pre puberto.

Dirección: Will Frears, hijo de Stephen tiene un talento que no sólo haheredado en los genes, sino también en su experiencia en teatro. Conoce laspausas de la comedia, así como la tensión dramática de las relaciones humanas. Sibien esta es su ópera prima (y que tampoco es una joya, ni nada parecido),continúa con esta generación inglesa de cineastas que se enfocan en las cintasde coming-of-age. Habrá que estar atentos a su carrera.

LO QUE NO NOS GUSTÓ:

Guión:demasiados personajes secundarios que sólo parecen tener funciones de alivio cómico,es decir, sólo se insertan en la cinta para crear gags innecesarios. Además lahistoria de amor del protagonista con su ex, y su nuva chica, transcurre deforma inverosímil. Nunca vemos cómo inicia, ni sus conflictos… simplementeocurre y termina. No hay empatía con el espectador, no nos preocupamos por lospersonajes. Mal ahí.

Escenas defut: están filmadas sin pasión, y además no se ven reales. Las jugadas se venensayadas y los goles… digamos que se ven absurdos. Los chamaquillos tirandesde un metro de distancia y los porteros son de mero adorno.

A CONTINUACIÓN NUESTRA ENTREVISTA CON EL DIRECTOR WILL FREARS

957