FICM 2010: Críticas: Revolución

Lo bueno, malo y feo de las cintas

REVOLUCIÓN


LO QUE NOSGUSTÓ

No es otratonta película del Bicentenario…: Vaya, hasta que vemos una cinta (bueno, mejordicho: proyecto) que sí, aunque sigue en esta serie de festejos ya tan cansadossobre el B100, no trata de alabar insulsamente estas fechas del calendario,propone algo más: que nosotros como espectadores no veamos una clase dehistoria en 35mm, sino que nos demos cuenta que el pasado de una nación es algoíntimo, personal y reflexivo.

El formato: Revolución, muy al estilo de París, te amo, New York Stories o9/11, es un film compuesto por 10 cortometrajes, de 10 directores mexicanos, ycon una duración de 10 minutos. La única restricción: que ninguna de las cintashistorias se desarrollara en la época revolucionaria.

El sello de los directores: cada corto, tiene algún elemento recurrente ycaracterístico de los cineastas – para que presumas cuando la veas-: la cámarafija de Emibcke, la fotografía sobreexpuesta de Naranjo, la crudeza deEscalante, el fútbol de Gael García y sí, la bizarra visión artística deReygadas.

Juan Rulfo: Revolución tiene la clara influencia de El llano en llamas. Pasajesdesolados, personajes demacrados y este sabor de la tierra de provincia nosraspa la garganta.

 

LO QUE  NOS GUSTÓ

Reygadas: cuando vean su "corto" lo van a entender… o si quieren ver la entrevista que lo hicimos y donde lo "explica", dale click acá

Difícilpara ciertos públicos: cuando vas al cine, esperas ver una historia continua,no fragmentos. Tal vez, este concepto sea un impedimento cultural para que lagente pague un boleto. Ojalá sea una mentira.

La elección de directores: Ojo, no digo que los autores sean malos…simplemente: ¿cómo fue la elección? (sí, mucho tiene que ver que la productoradel film sea Canana).