¿El show de Michael J. Fox se pasa de la raya?

La nueva comedia de Comedy Central no tiene tabús

Tal vez lo recuerden en cintas como Volver al futuro

Es curioso. Todo mundo tiene una idea de Michael J. Fox. Para la generación ochentera es y siempre será Marty McFly, el que viajó al futuro en un DeLorean; para otros está grabado como Alex de Family Ties, y ya para algunos perdidos en los noventa es Mike Flaherty de Spin City. Pero lo que al final del día Michael J. Fox representa para todos… es la cara del Parkinson.

Es precisamente de esta enfermedad que Michael J. Fox se cuelga para crear a su nuevo personaje: Mike Henry. Un reportero que regresa a trabajar luego de haberse dado un tiempo de sabático por culpa de su diagnosis. Si les suena es porque, en efecto, el tópico está basado en la experiencia del propio Fox, quien se retiró de las cámaras en 2001 tras ser diagnosticado con Parkinson.

“Les vendimos a algunos productores el show basado en mis experiencias. La historia les gustó”, nos cuenta Michael J. Fox desde el set de ‘The Michael J. Fox Show’ en Nueva York. “Las cadenas de televisión se peleaban por él”.

“Nos dijo, ‘Puedo hacer el papel de cualquiera siempre y cuando ese cualquiera tenga Parkinson’”, explica Sam Laybourne, productor ejecutivo de la nueva comedia de Comedy Central. “Así que encontramos esta historia muy cercana a la vida a real de Michael. La gente lo ama, la gente conoce lo que le pasó”.

http://www.youtube.com/watch?v=SXl-krlLoxg

‘The Michael J. Fox Show’ no es tímida al momento de tocar un tema que en boca de cualquier otro sería sumamente sensible. El episodio piloto pone a Michael a servir huevo con una cuchara y fracasar magnánimante. Lo vemos navegar fuera de cámara sobre una silla de rueditas que se va moviendo mientras él tiembla; Mike Henry bromea “Esto es perfectamente estable para mí”, en una camioneta que va más agitada que maraca en mano de salsero. Como ven, el Parkinson no es tema tabú.

“No tengo que pintar raya. Ni siquiera sé si hay una raya”, responde Michael J. Fox cuando externamos dudas sobre el tono de las bromas en la comedia. “No se trata del Parkinson, se trata de mi visión de tener Parkison. Y mi visión está tintada con humor y está tintada con encontrarle lo mejor a cada situación. Puedes decir, me siento mal por haberme reído de eso, pero no creo que lo vayas a hacer”.

Betsy Brandt, recién salida del horno de Breaking Bad, ahora realiza el papel de la amorosa esposa de Mike Henry. Madre y esposa lejos de ser perfecta, pero excepcional al momento de no serlo. Betsy comparte la visión de Michael: “Él está cómodo con eso y él es el que tiene que batallar con eso. Si él está cómodo, yo sería una estúpida de no estarlo. Si no te puedes reír al respecto es cuando las cosas están verdaderamente mal”.

“Nuestro miedo al empezar esto era, ‘¿Va a estar limitado?’ Y no está limitado. Está puesto para lo que sea”, expone Laybourne. Cuando Michael J. Fox le dijo “Sí” a este proyecto, lo hizo sabiendo que estaría anclado al personaje siete días a la semana, por ocho meses al año, por siete u ocho años si la comedia tiene éxito. El Parkinson no es algo que lo vaya a detener.

“Eso es lo que amo de este show. Me da la oportunidad de decirle a la gente que tiene una discapacidad, ‘Puedes ser parte de la vida. Sólo tienes que aceptar tu situación. No trates de esconderte o estar en negación’. Y eso es justo lo que yo estoy haciendo con el show”.

Y sobre el tipo de bromas que el elenco tiene permitido realizar con Michael, el límite es el cielo. Betsy nos cuenta sin pudor “Hacemos muchas bromas sobre el Parkinson en el set que ni siquiera grabamos. Alguien dice ‘¡Deberíamos de hacer figuras de acción!’ y Michael contesta, ‘La mía tendría que ser un bubble head’. Así son las cosas”.

Al final del día, los productores están conscientes de que para algunos no va a ser sencillo soltarse y reír de algo que por tanto tiempo hemos tenido que tratar con pinzas de cristalería. Pero Michael nos está dando permiso de hacerlo y Sam Laybourne está seguro de que una vez que la gente aprenda “que reírse no tiene nada malo” las temporadas van a seguir saliendo como pan caliente.

“Si hay algún tipo de confusión sobre el show: que si me estoy burlando o estoy siendo juicioso o cruel, no lo estoy siendo”, concluye Fox. “Estoy siendo realista sobre lo que uno enfrenta en mi situación desde la perspectiva de Mike Henry moviéndose hacia adelante y reentrando en el mundo. Y eso también es lo que yo estoy haciendo”.