Por: Juan Meneses

La cuestión de adaptar videojuegos a la pantalla de cine ha resultado una tarea difícil por lo general. Hay ejempos de sobra: Tomb Rider, Doom, Silent Hill, y la lista sigue. Partamos
del hecho de que la industria de los vjs es equiparable en cuestión de
ganancias a la maquinaria hollywoodense. Esto permite que los programadores
hagan importantes avances en el desarrollo de historias y
gráficos. Sumémosle la interactividad y la adrenalina que conlleva controlar tu
propia película.

Ahora, quitémosle todo eso… pongamos a un actor famoso pero
imperfecto (Jake Gyllenhaal), vamos, es un hombre mortal no un conjunto de bits
programados, algunos efectos especiales, locaciones imposibles y resumamos una
historia de más de ocho horas en dos. El presupuesto se acabó, bájenle dos rayitas
a los efectos, tomemos un machote de guión con varias escenas de acción, un
personaje chistoso y un final sorprendente. Vaya lío.

El Príncipe de Persia
no es una película indispensable para la cava de un cinéfilo pero seguramente
llenará de emociones, las suficientes, a todo aquel que busque su dosis anual de
blockbuster veraniego. La historia del mendigo que se convierte en príncipe es
un clásico infalible y con un par de peleas monumentales no tiene pierde. A
pesar del reto El príncipe de Persia
sale bien librado, no más.

Vayan, vayan a verla, después de un par de fines de semana
de escasez cinematográfica parece que ya viene lo bueno, ojalá la espera no continúe
hasta agosto, cuando la ola de películas oscareables tome su turno.

País: EUA
Reparto: Jake Gyllenhaal , Gemma Arterton , Ben Kingsley , Alfred Molina.
Director: Mike Newell
Género: Acción
Nombre Original: Prince of Persia
Año: 2010
Estreno: 2010-05-26
Duración: 116
  Sitio Web