Takashi Murakami: soy fan de Steven Spielberg y de Star Wars

Entrevistamos al famoso artista japonés

Getty Images

Jellyfish Eyes (Ojos de medusa), la primera película del afamado artista japonés Takashi Murakami, es un festín otaku, con múltiples influencias, desde Pokémon, hasta los Gremlins, entre el kaiju, películas para niños y de aventuras, personajes kawaiivocaloid, monstruos amenazantes y más.

La cinta cuenta la historia de Masashi, un niño que se ha mudado a un poblado en la provincia japonesa. Al entrar a su nueva escuela, se da cuenta que sus compañeros de clase juegan con una especie de Tamagotchi virtual llamado F.R.I.E.N.D., una versión con realidad aumentada de Pokémon, y los cuales se controlan mediante un dispositivo móvil. Masahiro encuentra al regresar a su casa a un personaje que no necesita el dispositivo para interactuar.

Para presentar su película, Murakami vino a la ciudad de Puebla al festival de cine de género Mórbido 2014, en donde acompañado de dos de sus personajes la presentó por primera vez ante el público mexicano. Pudimos platicar con él sobre su obra, el arte, el anime y hacia dónde va el arte y la sociedad japonesa. 

La película trata sobre el desastre nuclear de Fukushima, ¿cómo se tratan esos temas en el anime o en el manga?

Takashi Murakami: La sociedad japonesa después de la Segunda Guerra Mundial, no sabía qué hacer, el manga y el anime intentan buscar una respuesta a estas tragedias. Animes como Gundam, Akira y la película Nausicaä de Hayao Miyazaki son un intento de encontrar una respuesta ante eso. La sociedad casi se dio por vencida, para poder levantarse de eso, como una respuesta a esa Guerra y como los japoneses no tienen una religión oficial, teníamos que encontrarnos en la escena de la sub cultura del anime y manga para dar sentido a nuestro mundo.

¿Habrá una segunda parte de ‘Jellyfish Eyes’?

Takashi Murakami: La segunda parte ya está filmada, es más ambiciosa, la primera parte es más sencilla, pero la segunda es tres veces más compleja, con más gráficas en computadora. El problema es que no tenemos en Japón una empresa que pueda hacer ese tipo de trabajo y por eso estamos haciendo nuestra propia empresa de animación en computadora. Es un proceso que estoy haciendo.

¿Cómo es la sociedad japonesa contemporánea?

Takashi Murakami: De hace unos años para acá, nunca pensamos en política, la economía está en crisis y la gente piensa que tenemos que despertar como sociedad. Todo es muy confuso.

¿Por qué te dirigiste a los niños con tu película?

Takashi Murakami: De niño veía mucha televisión, series como Ultraman y series de monstruos. Pero tenían mucho trasfondo, versaba sobre la guerra de Vietnam, acerca de las bombas atómicas, ese era el mensaje para los niños, y nosotros teníamos que pensar en algo. Lo que quiero hacer en la película es mostrar estos mensajes a los niños y que en varios años piensen en la historia y que les pueda servir para algo.

En la cinta se nota mucho la influencia del cine norteamericano, ¿qué películas y directores te influyeron?

Takashi Murakami: Es algo muy natural, soy fan de Steven Spielberg y de Star Wars. Mi favorita del director Joe Dante es Explorers, que es un tipo de película B. Las películas japonesas son B, con presupuestos muy pequeños. La mezcla de géneros es algo muy natural para mi.

¿Por qué usaste tantos personajes kawaii (bonitos) en tu película?

Takashi Murakami: Lo bonito es una protección para los japoneses, creo que no quieren transformarse en adultos, pero es una crítica que hago a eso y por eso aparecen ese tipo de personajes.

También checa:

– Muñecos diabólicos en el cine
– Cine francés hiperviolento
– Cine independiente de terror