El cine satírico de Luis Estrada

Regresa a la pantalla grande el polémico director

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

La sátira política, crítica velada (y no tanto) a los gobiernos y a los modos de gobernar, es el estilo del director mexicano Luis Estrada.

Hijo del cineasta José “El Perro” Estrada, desde pequeño frecuentaba los sets de los Estudios Churubusco. Chilango de nacimiento, empezó su carrera haciendo cortometraje y dirigiendo un capítulo de la serie de culto “La Hora Marcada”, en la cual también hicieron sus pininos Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubezki.

Ahora se estrena en las salas de nuestro país una nueva película que sin duda provocará polémica, como es su sello: La dictadura perfecta, la cual narra la historia de un candidato que es apoyado por una televisora para poder llegar a la presidencia del país, nada que ver con nuestra realidad, ¿verdad?

Antes de su estreno que será este jueves, les dejamos este recuento de la filmografía de Luis Estrada.

Camino largo a Tijuana (1991)

La ópera prima de Estrada cuenta la historia de Juan (Pedro Armendáriz), quien vive en un depósito de basura en la Ciudad de México. El conoce a Lila (Patricia Pereyra), una chava rica con problemas de drogas que le recuerda a su hija perdida. Lila es secuestrada por traficantes de drogas y Juan se siente responsable de ella. Es entonces que emprende un largo viaje a Tijuana para poder rescatarla. Nominada al Ariel como mejor ópera prima, mejor soundtrack y mejor actriz de reparto.

La ley de Herodes (1999)

Después de que un ex alcalde corrupto es asesinado, el conserje Juan Vargas (Damián Alcázar) es nombrado nuevo alcalde de un pueblo en el desierto del centro de México. A pesar de que trata de llevar el lema del partido en el gobierno (modernidad, paz y progreso) se da cuenta de que no hay nada que hacer contra la corrupción, excepto corromperse, claro. Ganadora en Sundance como la mejor película latinoamericana en el año 2000. Sin duda, la película que lo lanzó a la fama.

Un mundo maravilloso (2006)

Juan Pérez (de nuevo Damián Alcázar), el más pobre entre los pobres alcanza la fama en un accidente, que aparenta ser un intento de suicidio, para protestar contra el gobierno. El secretario de economía, rodeado por el escándalo en el que se le culpa por el accidente de Pérez, decide recompensarlo dándole casa, coche y trabajo. Pero cuando otros pobres se enteran de esto, deciden imitarlo fingiendo intentos de suicidio en diferentes lugares del DF. El secretario, atemorizado por estos sucesos, decide declarar la pobreza un delito y terminar de una vez por todas con todos los pobres en el país. Una fábula política que tristemente es una realidad en nuestro país.

El infierno (2010)

Un migrante decide regresar a su pueblo después de no haberle ido muy bien en los Estados Unidos. Se encuentra un pueblo semi desierto, asolado por el crimen organizado, los cuales controlan todo en el pueblo. Por supuesto, poco a poco se ve inmiscuyendo en esto, imposible de evitar. Pero muy pronto él descubre que la vida criminal no siempre cumple sus promesas. Tan trágico que no nos queda otra que reirnos. Multipremiada cinta en varios festivales internacionales de cine.

¿Cuál es tu favorita?

También checa:

– Cine postmillenialista
– Imperdibles del cine coreano
– Cine francés hiperviolento