El cine controversial de Takashi Miike

5 películas para entrarle al director japonés de culto

Ichi The Killer.

Musicales, películas de gángsters, drama, terror, westerns, superhéroes, es el repertorio de géneros que ha tratado el prolífico director nativo de Osaka Takashi Miike. Favorito de directores de culto también, como Quentin Tarantino, Miike ha sabido darse un nombre en la complicada y difícil industria japonesa.

Autor de casi 100 películas, lo justifica diciendo que los directores en la tierra del sol naciente tienen que hacer muchas cintas para poder sobrevivir, ya que las producciones no son como las hollywoodenses y los presupuestos son muy ajustados. Esta cantidad de películas y sus argumentos lo han hecho controversial, escandaloso y algunas veces pornográfico y a pesar de todo esto, Miike es uno de los directores contemporáneos más destacados de las últimas décadas.

Su más reciente película Gokudou daisensou promete ser una locura: yakuzas contra vampiros. Exploremos algunos momentos importantes en su abundante filmografía.

The Happiness of the Katakuris (2001)

¿Un musical con zombis? Esta película es el tipo de cine que caracteriza a Miike, extravagante, grotesco y muy divertido. La casa de la pradera se encuentra a La noche de los muertos vivientes en esta película que mezcla animación, canciones y gore.

http://www.youtube.com/watch?v=XDfMXwRapNc

Audition (1999)

Una de sus películas más perturbadoras. Basada en la novela del escritor Ryu Murakami, cuenta la historia de una chica que hace una audición para ser actriz de una telenovela. El productor de la misma pronto se enamora de la enigmática chica y se va dando cuenta que guarda varios secretos en su vida. Sobresalen las actuaciones de Eihi Shiina y del famoso actor Ryo Ishibashi. El final es de los más inquietantes dentro de vasta filmografía.

Ichi The Killer (2001)

Una de las películas más violentas sobre los yakuzas jamás hecha, es la adaptación del manga del mismo nombre. En su estreno en el 2001 en el Festival Internacional de Toronto, se entregaban bolsas para vomitar como estrategia para causar escándalo. Protagonizada por el famoso actor japonés Tadanobu Asano, a quien pudimos ver en las películas de Thor en el papel de Hogun.

One Missed Call (2003)

El género j-horror se ha agotado rápidamente, con el abuso de clichés y de historias autoplagiadas, además de muchas secuelas que pierden originalidad rápidamente. One Missed Call es la historia del fantasma vengativo, representado en el teatro kabuki por la figura de Oiwa, la mujer de pelo negro y vestido blanco, pero llevada al cine con las nuevas tecnologías y el uso de los teléfonos móviles. Un extraño tono de celular predecía la muerte de la persona que lo escuchara y un grupo de jóvenes deciden investigar la causa de las extrañas muertes. Por supuesto se hizo el remake unos años después, protagonizado por Ana Claudia Talancón, entre otros.

http://www.youtube.com/watch?v=-V3M65itr6I

Sukiyaki Western Django (2007)

Otro ejemplo de su polifacética obra es este western en el que actúa el mismísimo Quentin Tarantino. Llamada así por el suculento platillo japonés, aquí vemos una historia que es un homenaje a las películas de Sergio Leone y también a las de Akira Kurosawa, en la que cuenta el conflicto entre dos clanes rivales

¿Qué otras cintas destacarías de este director?

También checa:

Cintas imperdibles de Kim Ki-duk
Lo mejor del cine coreano
El extraño cine de Corea del Norte