Por Héctor Mendoza

 

Una película con un staff  y un equipo técnico que  conoce su oficio no siempre es garantía de una buena producción, y justamente esto es lo que pasa con Después de la vida.  La película corre un riesgo del que no logra salir bien librada: abordar el tema de la comunicación entre vivos y muertos, y en ese trance cae en incoherencias que nos llevan a pensar que la dirección no supo dónde terminarla y se alargó más de lo necesario. 

El personaje que interpreta Cristina Ricci, Anna, despierta después de un accidente para encontrar a Eliot Diacon (Liam Neeson) como el interlocutor que le avisa que ha muerto. Aquí se presenta el primer problema, con el perfil de los personajes y es entonces que la historia naufraga un tanto al no dar pistas claras de dónde se ubica . La abundancia de secuencias innecesarias y el  desenlace, inconsistente, no logran darle hemogeneidad.  

El filme, fuera de sus detalles técnicos, no parece ser un candidato a gran éxito de taquilla y sólo es buena apuesta para quienes disfrutan sentirse intrigados para recibir una sorpresa al final.

País:
Reparto: Liam Neeson,Justin Long,Christina Ricci
Director: Agnieszka Wojtowicz-Vosloo
Género: Drama;Suspenso;Terror
Nombre Original: After.Life
Año: 2010
Estreno: 2011-07-22
Duración: 97
  Sitio Web