Delicadas, peligrosas y seductoras

Crédito: Universal Pictures

Según Sofia Coppola, El seductor siempre fue una película de entretenimiento puro, aunque de forma discreta pretendía que la audiencia conectara emocionalmente con la historia de unas mujeres que habitaban una casona en Virginia, en los albores de la Guerra Civil de Estados Unidos.

Lo que parecía un simple liceo para jovencitas se transforma en una trampa para un apuesto soldado que llega a la vida de estas mujeres a alterar la aparente armonía. La directora reclutó a uno de los ensambles femeninos más atractivos del año: Nicole Kidman, Elle Fanning y Kirsten Dunst.

Todas bajo el mando de la carismática heredera de la dinastía Coppola. Platicamos con Sofia y Elle horas antes del estreno mundial de El seductor en el marco del Festival de Cine en Cannes, donde ganó la Palma de Oro.

¿Qué fue lo que te llamó la atención de esta historia? Tenemos la referencia de la cinta protagonizada por Clint Eastwood de 1971. ¿Por qué consideraste volver a realizarla?
Por el juego de poder que existe entre hombres y mujeres. Es un asunto universal. Aunque en El seductor este conflicto se potencializa de manera considerable.

¿En qué te inspiraste para la estética tan particular de esta cinta?
Volví a revisitar mis primeras cintas, en particular Las vírgenes suicidas, la imagen de mujeres con vestidos de colores pálidos. También en películas de los 70, como Picnic at Hanging Rock, en toda producción realizada en esa época en que se presentaban mujeres en un marco completamente natural. Trabajé muy de cerca con mi equipo de diseño de producción y con el director de cinematografía con el objetivo de contar con las mismas referencias. La idea, básicamente, era tener un tono muy tenue, femenino y romántico.

¿La elección del reparto fue determinante para contar esta historia?
Disfruto mucho del proceso de casting de mis películas. Inmediatamente después de saber que haría El seductor pensé en Kirsten Dunst para que caracterizara a la institutriz, y en Elle para dar vida a esta jovencita traviesa y coqueta, algo que no le hemos visto hacer antes.

Las actrices pequeñas son prácticamente desconocidas, pero resultaron espléndidas en la cinta…
¿Verdad? Vimos a miles de candidatas y creo que corrimos con la fortuna de encontrar a las intérpretes adecuadas para cada uno de los roles.

¿Cómo describes el ambiente en el set de tus películas? ¿Cómo es tu entorno laboral?
Tratamos de crear una atmósfera de confianza. Mis película siguen realizándose como si fuesen independientes, con un bajo presupuesto y con el tiempo limitado, por lo que quieres que tus colaboradores tengan una actitud de disposición a la hora que les pides algo.

¿Qué tan distinta fue la experiencia de filmar El seductor a la de Somewhere?
Tenía apenas 11 años, ¡imagínate! Fue Sofia quien me dio la primera gran oportunidad. Creo que ella fue la primer persona que me vio como una actriz en forma. Ahora tengo 18 años, por lo que pude ir sin mis padres al set (risas). Hay un sentimiento único de libertad. En Somewhere, Sofia fue una especie de madre adoptiva para mí, mientras que en El seductor se convirtió en una amiga, una cómplice muy divertida. Hubo una transición muy evidente en nuestra relación.

El seductor puede tener muchas lecturas, ¿cual sería la tuya?
Las mujeres de esta historia pueden estar seducidas por el personaje que encarna Colin Farrell, pero también puede ser al revés: un soldado completamente cautivado por las personalidades de las chicas. Es un relato que encuentro misterioso, enigmático y sumamente sexy. La atmósfera que provee la casona y el contexto histórico también son piezas fundamentales, casi como un personaje más del relato.

¿Cuál es tu escena favorita de esta cinta?
Las de las cenas eran muy divertidas. Estábamos todas las actrices del reparto juntas alrededor de una mesa. Tengo que confesarte que Kirsten es una de las compañeras más divertidas con las que me ha tocado trabajar, por lo que contener la risa fue todo un desafío.