Death Proof

¿Por qué está chida?
¡Mujeres al volante! En una época en la que todos los efectos se hacen con
bluescreen y CGI, se agradece una montaña rusa de emociones, con autos, dobles y
acrobacias reales. Stuntman Mike obtiene placer sexual al provocar accidentes
automovilísticos (la parafilia existe en la vida real y se llama simforofilia)
y escoge como víctimas a un grupo de mujeres desinhibidas que renuncian a
comportarse como tales.

¿Qué coches salen?
Un Dodge Charger negro de 1969 "a prueba de muerte" y un Challenger blanco.

¿El momento más emocionante?
¡La revancha! Los papeles de perseguidor y perseguido se intercambian cuando
las chicas deciden impartir justicia con sus manos ¿Quién dijo sexo débil?
Chequen el video. Lo bueno empieza en el minuto cuatro.