De Johnny B. Goode a los mensajes ocultos

Especial

21. El mensaje anti bullying

Nada más actual para la sociedad norteamericana que la elegante cachetada que la trilogía le da a los bullys y matones de todas las edades y latitudes. Hoy, en Estados Unidos se están discutiendo medidas importantísimas para calmar a los golpeadores y abusadores en escuelas, la cosa se está saliendo de control.  
En Volver al Futuro tenemos un precedente importante contra los niños musculosos y abusivos. Biff (y toda su prole) es el estereotipo del maldoso idiota, que a la mala se hace de un nombre, y de una pandilla de lelos que acatan sus órdenes sin cuestionamiento alguno. Biff recibe justicia poética en esta cinta. Nada más dulce para los que también fuimos zapeados en la escuela que ver a este neandertal limpiando el coche de George McFly.  
La venganza es un plato que sabe mejor cuando se sirve en frío. 

22. Los cameos y objetos ocultos

Una película no se convierte en objeto de culto por el simple hecho de tener un guión diferenciador, una dirección vistosa o la publicidad que le hacen. En realidad, las películas de culto se hacen a base de los detalles, que se convierten después en mitos urbanos. Volver al Futuro tiene todo lo anterior. 
Prueba de ello es la cantidad de personajes que vemos (o que no vemos) en toda la saga.  Es eso lo que te hace ver con mucho mayor atención las tres películas (por decimoquinta vez). Desde Huey Lewis (el compositor de "The Power of Love") y su banda the News, hasta Roger Rabbit, pasando por Elijah Wood (de dos o tres años), Steven Spielberg conduciendo un camión, Flea de los RHCP, Harrison Ford conduce un Jeep y decenas de posters de películas, juguetes y referencias a la cultura pop o a la mitología de la saga misma. 

Vean la película, y luego véanla otra vez… comenzarán a salir estos "easter eggs".  

23. El Delorean

Desde el nombre, hasta la implicación filosófica, política, social, cultural y humana, el Delorean debería ser Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO, la Corte Internacional de la Haya, la CIA, el FBI, el Vaticano y hasta el DIF. Todos deseamos en algún momento viajar en este automóvil. Esta máquina del tiempo, disfrazada de automóvil es fascinante por su ochenterés y carisma en cuatro ruedas. 

Hasta los que no sabemos de spoilers, alerones, rines y demás fetiches de arranconero nos volvemos locos con las especificaciones técnicas del vehículo. La placa dice "OUTATIME", tiene un capacitor de flujo, y a Mr. Fusion, que utiliza energía nuclear. ¡Ay güey!

24. Porque tocan Johnny B. Goode

Marty McFly propina una sobredosis de rock and roll en 1955 a todos los que asistieron al baile que cambiaría dramáticamente la vida de todos. Con maestría Michael J. Fox interpreta uno de los himnos indiscutibles del género más glorioso de todos los tiempos. Después, Marvin Berry le habla a su primo Chuck, para contarle ansioso sobre el sonido que había estaado buscando durante tanto tiempo.


 

25. Los terroristas libios

Ok, ok. En 1985 no había invasión norteamericana Irak, no existía la invasión a Afghanistán para encontrar a ese tal Bin Laden, no habían tirado las torres gemelas y por ende, no había guerra contra el terrorismo. Entonces, los cineastas podían divertirse de formas políticamente incorrectas con la figura del terrorista. Gracias a ellos tuvimos el inicio de esta saga de diversión total y absoluta. 

Hoy, uno se imagina a un terrorista como alguien de miedo, un monstruo (generalmente con rasgos árabes) dispuesto a volar en pedazos tu ciudad en nombre de Alá. Sin embargo, en Volver al Futuro los terroristas son un espacio para la comedia más blanca, nadie les teme aún cuando están armados y los diálogos que tienen son fascinantes. De hecho, no están hablando en ninguna lengua.

En fin… sólo falta que tu pongas tus momentos favoritos…