Con un poco de necedad…

“Gravedad” llega a México luego de un recorrido por los festivales internacionales como Venecia, Telluride y Toronto, recibiendo en cada lugar donde se ha presentado excelentes comentarios y alabanzas. Se trata de la nueva cinta del realizador mexicano Alfonso Cuarón.

Con un costo de 100 millones de dólares, la cinta en la que Sandra Bullock y George Clooney, dos astronautas en un paseo espacial que quedan varados por un accidente y buscan la forma de sobrevivir, ya probó su éxito en Estados Unidos al recaudar en la taquilla estadounidense la nada despreciable cifra de 55 millones, sólo en su debut.

Estudiante de filosofía en la UNAM y cine en el CUEC, de donde fue expulsado en 1985 por rodar en inglés un cortometraje, Cuarón ha logrado conquistar tanto a la crítica y al público con éste, su séptimo largometraje.

En el marco del Festival de Toronto, al día siguiente de la Premier de Gala en el teatro Princess of Wales de la ciudad canadiense, Alfonso Cuarón nos recibió agotado de toda una jornada de entrevistas pero afirmaba que se sentía satisfecho y tranquilo de la noche anterior.

“Hacer cine no es más que una parte de la vida”.

*****

En toda tu carrera siempre te ha perseguido el “esto no se puede hacer” y “Gravity” es una película que sobrepasa las expectativas de lo que se puede hacer o no en el cine…

Parece que eso termina sucediendo siempre y aquí fue un caso un poquito más extremo porque en otras películas generalmente salvo una secuencia, alguna escena, aquí fue toda la película.

Y, sin embargo, se puede hacer…

Con un poco de necedad,  sí…

*****

63865.
. (.)
Mucho tiempo ha pasado desde que en su primer cinta, Sólo con tu Pareja, Daniel Giménez Cacho se balanceaba por los balcones, y ahora consigue una historia que sucede en el espacio exterior. Le preguntamos qué tanto ha pasado desde entonces. “¡Vejez!, ¡canas!” -responde el realizador- “Es parte de la vida, es todo el proceso:  el hacer cine no es más que una parte de la vida. Claro, cada película en cuestión de cine te da un aprendizaje; con Chivo (Emmanuel Lubezki) siempre decimos que lo único que importa de hacer una película no es el resultado, sino qué aprendes para la próxima y yo sí creo que de eso se trata”.

Pero en “Gravedad” hubo un aprendizaje distinto ya que no existía la tecnología para hacer la película. Entonces Cuarón, junto con Lubezki, tuvo que partir desde desarrollar la técnica para poder contar la historia y conseguir la sensación de ausencia de gravedad.

“No es que tú desde un principio empieces un proyecto diciendo ‘quiero inventar cosas’. Lo único que quieres es solucionar la manera de hacer tu película. Cuando terminé el guión yo le hablé al Chivo y le dije ‘¡Oye, esta es una película pequeña! Sólo son dos personajes, la hacemos de volada y nos vamos a la próxima’… Eso me recordaba todo el tiempo el Chivo: estábamos en el set y decía: ‘Sí, cómo no… una película pequeña… nos la echamos de volada’. Empezamos a hacer pruebas aterrizando el guion para ver cómo la íbamos a solucionar y muy pronto quedó claro que no existía la tecnología para hacer la película, y fue cuando no nos quedó de otra más que empezar a desarrollar la nuestra”.

Dale “siguiente” para cónocer cómo se lleva Cuarón con su hijo y cómo intractuaron en la filmación de “Gravedad”.