Cinerex para Chilango

Las 3 movies del fin

Sherlock Holmes 

Si Sir Arthur Conan Doyle pudiera salir de su tumba para ver la trágica adaptación de Holmes versión 2010 seguramente le daba un infarto fulminante y caería muerto de nuevo en ese instante. La insípida creación de Sherlock Holmes al estilo Ritchie, es: mezclar dos onzas de Gil Grissom (CSI) y media de James Bond, entonces obtenemos como resultado una versión remasterizada de tan querido personaje.

En esta muy retorcida interpretación, Ritchie acertó en que nuestro investigador es un tipo extremadamente inteligente, suspicaz  y astuto, pero también le atribuyó ciertas características mundanas que nunca hubiera imaginado el galeno Doyle.

El Watson original era gordo, canoso, bonachón y panzón, ¿qué tendrá que ver con Jude Law? El mundo nunca lo sabrá…

La fórmula de Ritchie se repite una vez más: audaces movimientos de cámara, una edición bastante ingeniosa, buenos valores de producción, un soundtrack bastante decente y detalles que escaparán a la atención del espectador explicados en el desenlace.

Vayamos con la idea de que veremos persecuciones desde el primer minuto, una chica Holmes, enemigos, peleas y misterios por resolver.  

 

Paloma Pieza

 

Violines en el Cielo (Okuribito)

Desde 1956 ninguna cinta japonesa había ganado el Oscar como Mejor Película Extranjera, hasta el 2009 que Yojiro Takita llego con su filme Okuribito (Violines en el Cielo) donde reflexiona  sobre la aceptación del ser humano ante la muerte y las emociones alrededor de ella.

La historia es de un violonchelista que pretende encontrar  sentido a su vida. Tras quedar sin empleo y después de perder esperanzas de éxito como concertista, regresa a su pueblo natal acompañado de su esposa, sin saber que ese retroceso será el avance para su vida.

La cinta, premiada en diversos festivales, aborda la forma en que la sociedad  japonesa ve el funcionamiento de una funeraria. Y da cuenta de una historia que  soportada por la música torna más que sentimental cada secuencia entre toques cómicos que la hacen digerible e identificable, entre escenarios estéticamente bien concebidos; así que si pueden verla, será una gran experiencia de humanización y aceptación por lo que se es y lo que se desea de la vida.  

 

Adriana Ornelas

 

Están todos bien 

No hay mucho que decir de Están todos bien, comencemos por decir que es un remake de la original de Giuseppe Tornatore: Stanno tutti bene.

Nuestro personaje principal, Robert De Niro, ha trabajado toda su vida para sacar adelante a su familia, mientras su esposa se encarga de contarle las historias de sus hijos que ahora viven alrededor de todo el país. Tras la muerte de su mujer, este innegable padre de familia, acepta la aventura y comienza un periplo al reencuentro de sus hijos, para así descubrir que la vida de sus hijos no era tan glamorosa como pensaba.

Digamos que es una historia bastante conocida, no nos cambiará la vida; pero si algo hay que destacar y saber que quedará impresa en nuestra mente, es la actuación de De Niro, cosa que no es de sorprender.

El reparto lo conforman Sam Rockwell, Drew Barrymore y Kate Beckinsale.

 

Paloma Pieza