Adiós, Lauren Bacall

Murió otra estrella del cine

Getty Images

Lauren Bacall, la sensual actriz de mirada profunda y voz ronca que capturó el corazón de Humphrey Bogart tanto dentro como fuera de la pantalla, murió el martes 12 de agosto a los 89 años.

“Con profundo dolor, pero con una gran gratitud por su maravillosa vida, confirmamos el fallecimiento de Lauren Bacall”, informaron los herederos de la familia Bogart en una cuenta de Twitter verificada.

Bacall estuvo casada con Bogart desde 1945 hasta 1957, año de fallecimiento del mítico actor. Tuvieron dos hijos.

El público la conocía como Lauren, el nombre artístico que le puso el director Howard Hawks, mientras que sus amigos la llamaban por su nombre real, Betty. Bogart simplemente le decía “Baby”, en una historia de amor que terminó prematuramente con su muerte por cáncer en 1957.

Betty Joan Perske nació el 16 de septiembre de 1924, en la ciudad de Nueva York, hija única de una pareja de inmigrantes. Luego del divorcio de sus padres, ella adoptó una variación del apellido de soltera de su madre, Bacal.

Bacall se decidió a convertirse en una estrella de Broadway. Interpretó pequeños papeles en el escenario y modeló para la revista de Harper’s Bazaar, que publicó una fotografía suya que fue vista por la esposa de Hawks.

Bacall tenía sólo 19 años cuando Hawks la escogió para actuar en su primera película, To Have and Have Not de 1944, como una muchacha estadounidense que aparece en un sórdido hotel en Martinica. La actriz se ganó un lugar en la historia de Hollywood con su sensual pregunta a Bogart, “¿Sabes cómo silbar, no? Junta los labios – y sopla”.

Bogart y Bacall se casaron al año siguiente, después de que él puso fin a su turbulento tercer matrimonio con la actriz Mayo Methot. Bacall y Bogart protagonizaron juntos The Big Sleep (1946), Dark Passage (1947) y Key Largo (1948).

Apareció en más de 30 películas, incluidas Young Man With a Horn (1950), How to Marry a Millionaire (1953) y Murder on the Orient Express (1974).

Gran parte del atractivo de Bacall se debía a lo que se conocía como “La Mirada”, sensual pero dulce. Ella la explicó una vez diciendo: “Yo solía temblar tanto por los nervios que la única forma en la que podía mantener mi cabeza firme era bajando mi mentón prácticamente hasta mi pecho y mirar a Bogie hacia arriba. Ese fue el comienzo de ‘La Mirada'”.

Luego de la muerte de Bogart en 1957, a los 57 años, Bacall tuvo una publicitada aventura con Frank Sinatra y un difícil matrimonio de ocho años con el actor Jason Robards, con quien tuvo un hijo, Sam, quien se convertiría en actor.

Después de que su carrera cinematográfica se enfrío, Bacall regresó al teatro, donde ganó el premio Tony como mejor actriz por Applause en 1970 y Woman of the Year en 1981. A través de los años, ella transformó su personaje de una grácil seductora con una mirada atractiva a una mujer inteligente y sofisticada.

Publicó dos memorias, Lauren Bacall by Myself en 1979 y By Myself and Then Some en 1996. En el 2009 recibió un Oscar honorífico, “en reconocimiento a su lugar central en la Era Dorada del cine”.