¿A los hombres les gusta Sailor Moon? ¡Por supuesto!

Chavitas en minifalda en plena adolescencia

sailormoon-official.com

No tiene caso empezar con un choro y darle largas. En una de nuestras juntas surgió una pregunta capciosa: ¿a los hombres les gusta Sailor Moon? En esa ocasión, 3 de 5 hombres respondimos que sí (estamos entre los 22 y 29 años). Los otros dos (que ya pasan de los 30) y una chava que también estaba presente no entendían nuestro gusto por una caricatura de niñas, y ése es el origen de esta nota.

Lo primero que necesitamos es darle un poco de contexto al asunto. No voy a decir que las veía porque mostraba mujeres fuertes y autosuficientes, que sí lo son, pero cuando las veía(mos) no era por esa razón. El anime salió al aire hace 20 años; ponle que a nosotros nos llegó hace 15: teníamos entre 7 y 14 años aproximadamente; esa edad es algo a nuestro favor porque, literal, estábamos chavos y al final eran caricaturas.

Sobre este último punto, en aquellos años no sólo era Sailor Moon, también estaban Los Caballeros del Zodiaco, Ranma ½, Los Supercampeones, Dragon Ball (y después Dragon Ball Z; el GT ya no tanto) y otros animes menos populares pero que al menos yo recuerdo bien, como Slam Dunk, Zenki, Mikami la cazafantasmas y Las aventuras de Fly. La animación japonesa invadía la programación de la televisión abierta, eran historias chidas y, pues uno se quedaba picado con tantas opciones.

El humor es otro elemento de esta adaptación del manga de Naoko Takeuchi. Serena nos hacía reír con su personalidad: era torpe y tragona, sus enojos y berrinches eran chistosos y a veces le daba flojera ir a la escuela o hacer su tarea, como a todos en algún punto. Es importante rescatar este último punto: se trataba de chavitas de nuestra edad (más o menos). Q

Pero quizás uno de los motivos principales por los que los machines disfrutábamos de esta creación nipona radica en las famosas transformaciones en Sailor Scouts.

http://www.youtube.com/watch?v=tfz5r09aKSY

Entiéndanos: éramos adolescentes o estábamos por entrar a la pubertad y esta animación nos mostraba durante un par de segundos contornos femeninos desnudos; era una manera incluso bastante inocente de entrarle a esta etapa pudorosa de la vida; además, había una mezcla interesante de personalidades para todos los gusto: estaba la chica tierna, la torpe y hasta una mas ruda (que, por cierto, era mi favorita).

Ya después de que nos alborotaban la hormona por un momento, venían las peleas: chavitas en minifalda combatiendo el mal, ¡cómo no nos iba a gustar eso! Los villanos, que tenían negras intenciones, siempre se topaban con pared porque Sailor Moon y compañía les ponían un alto; a diferencia de otros animes, no eran las grandes peleas pero tampoco estaban mal.

Un motivo extra, que en su momento yo no apliqué, era la de utilizar la caricatura como herramienta de aproximación con las compañeritas del salón. Ahora que salió Sailor Moon Crystal, la nueva versión por el 20 aniversario de su estreno en la televisión, vi el primer capítulo con mi chava y no está mal, tiene una buena calidad y le dieron un segundo aire al anime.

Como pueden leer, había muchos pretextos para ver Sailor Moon, creo que al final la pregunta sería ¿por qué a los hombres no les gustaría una caricatura así? Al menos no es Candy Candy…

¿Tú veías Sailor Moon?