7 películas mexicanas prohibidas

De la cámara a la lata

Cine censurado

La censura en las películas parte del siguiente principio: una comisión dictaminadora (aquí todos nos imaginamos a un grupo de hombres entacuchados) ve la película antes que nadie y decide, con base en sus principios morales, si lo que va a ver la gente es bueno.

Si el gobierno es quien censura, reflexionan si el director se está pasando de tueste con “el sistema”. Y si la iglesia es la que censura, deciden si lo que hay en pantalla es pecaminoso y le va a dar malos pensamientos a la gente (como tener sexo, ya saben).  

Razones para la censura hay muchas y se sigue dando en nuestra época. A veces resulta en un efecto búmerang, en el que el director aprovecha esta situación para promocionar su material y levantar la curiosidad de los espectadores. Sin embargo hay unas que se quedan años enlatadas esperando a que cambien los valores morales de una época para ver la luz. Aquí, recordamos algunas de las muchas películas que fueron censuradas en su tiempo ¡corre cinta!  

¡Vámonos con Pancho Villa! (1935)

Tiburcio Maya y Miguel Ángel ” Becerrillo” son conocidos como “Los Leones de San Pablo” y acaban uniéndose al ejército de Pancho Villa. Una epidemia de viruela cae sobre la tropa y el “Becerrillo” se enferma, así que Villa le ordena a Tiburcio matar y quemar a su mejor amigo; después de eso Tiburcio se regresa a su pueblo. Hay una versión que estuvo escondida más de 40 años en donde Tiburcio trata de explicarle a Villa que nada más le queda su familia, y el General mata a su esposa e hija para que se regrese a luchar. Después Tiburcio muere a manos de un Dorado y se llevan a su hijo pequeño a la revolución. Nunca se supo si el director fue el que cambió el final o alguien lo obligó ¡misterio!  

La Sombra del Caudillo (1960)

Ésta se lleva el premio a la película más censurada de todos los tiempos. Filmada en 1960, narra los abusos de poder de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles (tema escabroso para el gobierno mexicano), así que la vetaron bajo la excusa de que “denigraba a México y a sus instituciones”. Diez años después, cuando estaba Echeverría de presidente, se hizo una dura campaña para que saliera a la luz pero también se negó. El director, Julio Bracho, murió sin ver su película estrenada. Fue Salinas de Gortari quien dio el permiso para exhibirla ¡30 años después!

 

Canoa (1976)

Apenas unos años después del movimiento estudiantil del 68, Felipe Cazals filma Canoa basada en un hecho real en el que cinco trabajadores de la Universidad de Puebla deciden ir al volcán de La Malinche. Una tormenta los sorprende y tienen que acampar en el pueblo de San Miguel Canoa, en donde los confunden con estudiantes comunistas y -bajo el liderazgo del cura local- los linchan; duró unos días en cartelera cuando el gobierno decidió que “era peligrosa”. No volvió a verse una copia de la cinta hasta 10 años después.  

Toña, nacida virgen (1982)

Algunas películas fueron censuradas por su contenido sexual (¡si hubieran sabido lo que se exhibe hoy en día!). Toña es hija de una prostituta y vive en una vecindad. Su sueño: ser prostituta como su madre y como todas las mujeres que conoce. Seduce a un amante de su mamá, el “Tiburón”, y se lo lleva a vivir al mismo cuarto, se va a trabajar a un burdel y ahí tiene mil aventuras… cada una peor que la otra. Es muy sórdida y aún hoy es difícil de conseguir (ni siquiera encontramos una imagen de ella).  

La Ley de Herodes (1999)

De esta película se han dicho muchas cosas: lo cierto es que fue un gran acierto de su director, Luis Estrada, programar su exhibición en plena campaña electoral. Muchos creen que fue esta película quien ayudó a decidir las elecciones del año 2000. Lo cierto es que después de su estreno en el IV Festival de Cine de Acapulco (en donde casi la cancelan), IMCINE decidió exhibirla solo en una sala de la Cineteca y sin promoción. Pero ya era demasiado tarde: la frase “La película que el gobierno no quiere que veas” se convirtió en el mejor slogan para que todos viéramos las aventuras de Damian Alcázar como presidente municipal.

El Crimen del Padre Amaro (2002)

En tiempos del gobierno foxista, Santiago Creel era el secretario de Gobernación. Cuando Carlos Carrera terminó de filmar esta película, se hizo una proyección privada con algunos miembros de la iglesia y de ProVida (ya que IMCINE produjo parte de la cinta). Pusieron el grito en el cielo cuando vieron que Gael García se daba pasión con la Talancón. Aunque intentaron censurarla (y grupos religiosos de manifestaron afuera de los cines) se convirtió en un éxito de taquilla.  

Presunto Culpable (2011)

El documental mexicano más visto de los últimos años, narra la historia de Toño Zúñiga, un vendedor de Iztapalapa que es acusado injustamente por un crimen y condenado a 20 años de prisión. El director Roberto Hernández toma este caso en sus manos y documenta los abusos del poder, la ineficiencia en el sistema de justicia mexicano y las malas prácticas  de la policía. Todos estos elementos bastaron para que se tratara de impedir su proyección (bajo el pretexto de que uno de los que aparecen en la cinta no dio autorización de usar su imagen) pero tras una batalla legal y el apoyo de la ciudadanía, salió a la luz ¡y ahora ya hasta la pasan en la tele abierta!  

Esta es solo una pequeña lista de todas las películas mexicanas que han sido censuradas ¿recuerdas alguna otra? 

Tal vez te interese:

Imperdibles del cine coreano
– Cine francés hiperviolento
Música a la Tarantino