Lo bueno y lo malo de Luis Miguel: La serie

Luis Miguel: La serie
Luis Miguel

Admitámoslo, todos moríamos por ver la nueva Luis Miguel: La serie. El show original de Netflix busca narrar la verdadera historia del Sol, quien contó su verdad en varias entrevistas. La emoción era palpable en las redes sociales pero, ¿qué tal está Luis Miguel: La serie? Aquí les decimos lo bueno y lo malo del primer episodio del programa, que se estrenó el domingo 22 de abril por la noche.

También checa: Estos son los nominados a los premios Ariel

Lo bueno de Luis Miguel: La serie

Diego Boneta

Boneta ha demostrado su talento en varias producciones internacionales, como Rock of Ages. Sin embargo, nunca lo habíamos visto en un rol tan importante en México. Él verdaderamente logra convertirse en el cantante. Se nota desde su look –hasta se separó los dientes–, hasta en sus famosos tics. Dicha transformación incluye la interpretación de la música, ya que los covers podrían pasar por las canciones originales.

La producción

En general, la serie cuenta con una buena hechura –salvo el diseño de audio, irónicamente–. La fotografía, el diseño de producción, la música y la edición la hacen sobresalir de otras producciones mexicanas del tipo. Al final, Netflix se ha caracterizado por entregar productos bien hechos, y Luis Miguel: La serie no es la excepción.

El cameo de Luismi

Uno de los momentos más emocionantes fue cuando el mismo Luis Miguel apareció en pantalla. Sí, se le puede ver como uno de los presentes en la presentación del video de Cuando calienta el sol en el Baby’o. Es interesante ver cómo el cantante se ha abierto y dejado atrás el misterio que lo caracteriza.

También checa: Estos son los estrenos de Disney 2018 que morimos por ver

Lo malo de Luis Miguel: La serie

Luis Miguel: La serie

El guion

A pesar de contar con aspectos positivos, la serie también cojea en ciertas áreas. La más notable: la historia. Es probable que la narrativa cobre mayor sentido en capítulos siguientes, pero por ahora las cosas se sintieron apresuradas. El ejemplo perfecto es la relación de Luis Miguel con Mariana, la cual parece muy importante, pero se cierra de manera anticlimática.

Los diálogos

¿Somos nosotros o el uso de groserías y slang está fatal? No es que molesten las malas palabras, pero en esta serie se sienten poco naturales. Puede ser porque todos los diálogos que rodean a estos momentos «casuales» se sienten tiesos. Repetimos, el guion es el área a mejorar de la serie.

Algunas actuaciones secundarias

Aunque este no es un ensamble, si cuenta con personajes interesantes que necesitan de actores capaces de darles vida. Óscar Jaenada es el villano y no da el ancho, al menos no en el primer capítulo. Esperamos que evolucione. Por otro lado está Juan Pablo Zurita, quien se estrena como actor y cuya inexperiencia se nota en la pantalla. Sin embargo, tenemos fe en que sus personajes evolucionarán y sus actuaciones, también.

También checa: Diez cosas que debes saber antes de ver Avengers: Infinity War