Lp1

Disco: Lp1
Artista: FKA Twigs
Género: Pop
Origen: Reino Unido
Formato: CD, digital download, vinyl
Disquera: Young Turks
Año:

Por: Omar Morales @OmarInMorales

Pasado mañana es después de mañana, y mañana es mucho después de hoy. Y hoy mismo es bastante después de ahora… Julio Cortázar/El Perseguidor

La música es tiempo, fragmentos dislocados del flujo inevitable de horas y minutos; es futuro, momentos, memoria. Las melodías son pasajes fuera y dentro de la abstracción temporal, nos ubican y nos pierden. “La música nos ayuda a entender el tiempo”, afirma el caótico Johnny Carter de Cortázar, nos pasea por sus laberintos, el tiempo nos persigue y nosotros a él con un cúmulo de silencios y corcheas colgando de nuestras orejas… Ahead of their time, describió Frank Zappa a sus Mothers of Invention. Y sí, hay música que suena a mañana:

FKA TWIGS [two weeks] from nabil elderkin on Vimeo.

Tahliah Debrett, Formerly Known As Twigs (FKA Twigs), es una joven mujer inglesa de carácter ansioso y autodesctructivo (calificativos otorgados por ella misma, no por mí) que impulsada por la desesperación abandonó su exitosa carrera como bailarina para dedicarse a componer y cantar melodías tan retorcidas como su personalidad.

Lp1, como claramente indica su título, es el primer Lp de FKA Twigs. Antes bailó para muchos, llegó a ser una especialista en coreografías de luminarias pop y sus habilidades corporales eran demandadas por célebres directores de videoclips. Bailó para Jessie J, Kylie Minogue, Ed Sheeran, Taio Cruz… y uno de sus escozores más incómodos, según ha contado, es ser reconocida como “la chica de aquel video”. Twigs quiere perforar memorias con su voz y canciones, no con pasos y música ajena, así que en algún momento decidió estudiar composición y producción musical para dejar de ser una mercenaria del baile. A finales de 2012 presentó Ep1 a través de Bandcamp y Youtube, en 2013 firmó un contrato con la disquera Young Turks (casa de The XX y SBTRKT) y presentó Ep2, y escogió el verano de 2014 para Lp1.

El debut de larga duración de FKA Twigs me ha sorprendido por tres cualidades específicas: ritmos dislocados, sonoridades estridentes y una ejecución vocal impecable. Trataré de explicarme: la imaginación requerida para construir y desarrollar los patrones rítmicos de este disco no corresponde con la supuesta inexperiencia de esta mujer, hay músicos y productores que llevan años explorando estos caminos y no han logrado ni la mitad de la ansiedad rítmica de Lp1; si desmembramos las canciones de este disco y escuchamos por separado cada uno de los elementos armónicos, la mayoría de ellos se convertirían en ruido, pero en conjunto forman un cuerpo sonoro esquizoide que distingue a esta mujer de sus congéneres y coetáneas; en este disco no se muestra (porque no fue requerida) la potencia vocal que seguramente tiene la joven Tahliah, pero los matices tonales, la contención ansiosa y sensual de su interpretación y los arreglos corales son los de una cantante fuera de lo ordinario.

Buena parte de la crítica musical, tan acostumbrada a los encabezados facilones y amarillos, le ha colgado la etiqueta a FKA Twigs de “pop del futuro“. Yo digo que su música suena a mañana (que no es lo mismo) y que alimenta el paradigma de una nueva generación dispuesta a transformar su mundo con una laptop. Mis favoritas de Lp1: Hours, Pendulum y Give up.