Dos pasos en el MUAC

Beuys y sus discípulos

Beuys Institute

Beuysy más allá

Cuando hablamos de Joseph Beuys(Alemania, 1921) tratamos, quizá, con el artista más influyente de la segundamitad del siglo XX. Su profundo conocimiento no solo del arte, sino de loscomponentes espirituales del hombre y la naturaleza, han hecho de su obra unreferente obligado para las arboledas estéticas de los últimos tiempos,

Los temas de su obra son recurrentes: laenergía, la flora y la fauna, el arte, el cuerpo social, el Cristianismo. Fungecomo una suerte de profeta de causas olvidadas por un medio empeñado en el cómohacer, más que en el por qué. Parte de meditaciones envidiables, convertidas enauras místicas.

Por eso quizá, utilizando sus propiaspalabras, habría que considerar su obra docente como la más importante detodas: Beuys y más allá reúne poco desu trabajo en autoría pero exhibe mucho del trabajo de sus discípulosinmediatos. Beuys, ésta vez, no es artista sino maestro.

Su mano guía indirectamente los varioslienzos, instalaciones y dibujos de estos alumnos, que nos dan la oportunidadde conocer de otra manera a una de las figuras más emblemáticas y trascendentesen la historia del arte.

Como posdata, se recomienda al asistenteinvestigar un poco más de la obra de Beuys, pues apenas es la segundaexposición con su nombre organizada en México y exhibe poco de lo que elartista alemán tiene que ofrecer.

MarioRangel Faz: Coordenadas

Mario Rangel Faz (México, 1956) fue unode los artistas mexicanos más memorables de los últimos tiempos. Su muerte temprana(ocurrida en el 2009) ha permitido acercarnos a su obra con tranquilidad ypaciencia, cada vez descubriendo más de sus delicados y complejos matices.

Discípulo declarado e indirecto de Beuys,trabajó sobre todo el lienzo, el grabado y el papel. Articuló cientos depaisajes abstractos en donde la mano del artista trata de reflejar, como en sumaestro, la efímera relación que tiene el individuo tanto con la naturalezacomo con el cuerpo social y político que le rodea.

Coordenadas se lee bien junto con el discurso inicial de Beuys y más allá. Discípulos y maestro nos viajan a un territorioolvidado no solo por los medios actuales del arte contemporáneo, sino por ladelicada y dolorosa situación del país: el hombre, más allá de sucircunstancia, puede ser partícipe y observador permanente de las decisiones dela naturaleza.

Mario Rangel Faz, descanse en paz.

 http://www.muac.unam.mx/