Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

Contra la colonización de la mirada

Crítica Chilango


Museo Nacional de la Revolución

Plaza de la República s/n

Col. Tabacalera

Tel. 1719 3000

Horario

Martes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs
Del 21 de noviembre de 2012 al 24 de febrero de 2013

Usuarios:



sitio web

Precios

  • General
  • $24
TC:

Crítica Chilango

Por Paris Alejandro Salazar

Una muestra que cuestiona la colonización de la mirada épica de la Revolución Mexicana y que propone una mirada humanista, con la revisión de los costos de la guerra y al mismo tiempo un homenaje a los hombres y mujeres que creyeron que el país y su vida cambiarían.

El imaginario de la Revolución Mexicana está hecho a partir de 15 mil fotografías que el gobierno mexicano compró al Archivo Casasola, el 3.6 por ciento de las 500 mil fotografías del registro histórico, imágenes repetidas a lo largo de 100 años que inspiraron a pintores, artistas gráficos, novelistas y cineastas, que se convirtieron casi en monumento nacional intocable e inamovible, que sepultó por años cualquier intento de ver y abordar la Revolución Mexicana desde otra perspectiva.

Contra la colonización de la mirada, curada por Miguel Ángel Berumen, es una investigación que a partir de una revisión histórica de la fotografía en México, interpela la mirada única y monopólica del Archivo Casasola que, aunque necesaria para entender el pasado, es una mirada miope, injusta y con muchos huecos, porque la historia de un país no puede construirse de una sola mirada por más atenta o buena que esta sea.

La exposición es una advertencia contra el peligro que implica la monopolización de la mirada, y propone una revisión de la Revolución Mexicana a través, no de una, sino de cientos de miradas, muchas de ellas inéditas. Son imágenes de fotógrafos mexicanos y extranjeros, profesionales y aficionados, que cubrieron la lucha armada en varias zonas geográficas y durante más de dos décadas, especialmente en el periodo de 1910 a 1924. Se rescatan a cerca de 400 fotorreporteros, que ofrecen puntos de vista totalmente novedosos y acercamientos íntimos al proceso bélico y político.

A diferencia de los documentos escritos, la fotografía ha tenido muy pocas oportunidades de expresarse en la historia, porque ha servido como adorno de los textos de los historiadores, y es aquí se impone a la imagen como un documento central para entender la historia y busca posicionar a la fotografía como un documento histórico y cultural indispensable en la reconstrucción y entendimiento del pasado nacional.

La familia Casasola retrató la Ciudad de México y sus alrededores, los pocos acontecimientos armados que azotaron el centro del país, no salió a registrar en otras entidades y retrata la parte política, dejando a un lado a los guerreros, el corazón abierto de la guerra y el México de los extremos humanos.

Se podrán observar fotografías olvidadas y desdeñadas de la Revolución Mexicana, de Francisco Villa retratado por una mujer en Ciudad Juárez, mexicanos buscando entre los escombros los cadáveres de sus familiares combatientes, el saldo de la guerra, del movimiento armado en Guerrero, entre otras imágenes, las cuales están exentas del sofisticado, colorido y complicado mosaico que implico la construcción visual de uno de los sucesos más importantes del siglo XX para los mexicanos.

La exposición Contra la colonización de la mirada propone una mirada dialéctica de la Revolución Mexicana: hombres que confían en un país mejor, que se levantan en armas, que están dispuesto a dar su vida, luchan contra la justicia y la indignación, y tristemente pocos de ellos lograron sus objetivos, más bien se le ve tirados en los campos de batalla, en las pilas de quemados, pendiendo de los árboles, en los paredones atravesados por las balas. Por lo que la muestra es un homenaje a ellos, que también son parte de la memoria y del país.

Texto  
¿Te gusta?