Revista Chilango

Los 10 mejores restaurantes que valen la cuenta

Septiembre 2014

SUSCRÍBETE AQUÍ A LA REVISTA

Síguenos en:

In Wonderland


Museo de Arte Moderno

Reforma s/n

Esquina con Gandhi

Col. Abeto

Tel. 5553-6233

Horario

Mar-dom 10:15- 17:30 hrs.
Del 5 de octubre de 2012 al 13 de enero de 2013

Usuarios:



Precios

  • General
  • $25
TC:

Especial

Preview

Por Carlos Tomasini

La Ciudad de México tiene gran tradición surrealista, pero no sólo por lo que sucede en sus calles, sino por la producción artística que salió de aquí al mundo en gran parte del siglo XX. Frida Kahlo y Lola Álvarez Bravo fueron artistas que vivieron en el DF, y junto con otras autoras, crearon una especie de centro artístico surrealista en norteamérica que incluía ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Chicago.

Mientras en Europa los grandes autores surrealistas eran principalmente hombres, como Salvador Dalí o André Breton, en México y Estados Unidos eran las mujeres las que destacaban en este movimiento. Esta muestra es la primera a gran escala que trata la participación de mujeres en América dentro del surrealismo entre las décadas de los treinta y setenta.

María Izquierdo, Remedios Varo, Kati Horna, Gertrude Abercrombie, Louise Bourgeois, Helen Lundeberg,  Kay Sage y Dorothea Tanning son otros de los nombres que se reúnen en este trabajo curatorial de Ilene Fort y Teresa Arcq que además muestra la participación creativa, protagónica y con un rol activo (además de compañeras o musas de artistas hombres) de estas mujeres dentro del surrealismo.

El nombre de la exposición está basado en “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carrol y encaja perfecto con los mundos, paisajes y personajes que se descubren en las obras reunidas en esta exposición. Incluye algunas de las obras que se exponen permanentemente en el museo, pero ahora se entreteje con otras provenientes de diversas colecciones y se divide en nueve núcleos temáticos, como “El cuerpo y fetichismos”, “El romance y la domesticidad” y “La depresión y la guerra”.

Quizá la pieza más conocida de esta exposición es Las dos Fridas, por lo que será una gran oportunidad para ver el original de esta pintura que tan continuamente se reproduce en libros, carteles y miles de souvenirs, además de entenderla y admirarla en el contexto artístico e histórico en el que fue creada; es decir, sin los clichés y leyendas que suelen envolver a esta artista.

Texto  
¿Te gusta?